Menú Portada
Durante la penúltima Legislatura pudo incumplir la Ley de Incompatibilidades

El actual regidor de Colmenar Viejo, Miguel Ángel Santamaría (PP), compaginó la tenencia de alcaldía con el ejercicio de la abogacía

Mayo 19, 2014

Reconoce la doble actividad y asegura que “existen casos en el Ayuntamiento de funcionarios que realizan otras actividades y el Pleno lo acepta”  

pq__santamaria_PP.jpg

Dicen de un pueblo que sigue siendo pueblo mientras que si usted entra por el Norte, por el Sur, por el Este o por el Oeste puede visionar con meridiana claridad la cúpula o el torreón de la Iglesia, en este caso Basílica de la Asunción de Nuestra Señora. Hablamos de Colmenar Viejo, un municipio madrileño de en torno a 48.000 habitantes, a 30 kilómetros de la capital de España. Desde la antigüedad ha sido asentamiento de poblaciones por su lugar estratégico en el camino norte-sur de la Península Ibérica. Parte de su territorio se encuentra en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. Puede presumir –y presume-, de tener un superávit en sus cuentas de 3 millones de euros y no mantiene ninguna deuda con nadie, incluido proveedores. Pero la crisis también ha llegado a las calles de esta localidad con innumerables locales en alquiler para desesperación de sus vecinos. Aunque hay algunas empresas que mantienen su status quo de privilegio en cuanto a concesiones y adjudicaciones. Pero ese es otro tema del que informaremos puntualmente.

Miguel Ángel Santamaría Novoa (febrero de 1970), es licenciado en Derecho por la Universidad San Pablo (CEU). Máster en Derecho Comunitario Europeo por el Centro de Estudios Europeos de la Universidad de Alcalá de Henares y Máster en Práctica Jurídica por la Universidad Pontificia Comillas (ICADE). Ostenta la alcaldía de Colmenar Viejo desde el pasado 11 de junio de 2011; anteriormente, en las legislaturas 2003-2007 y 2007-2011, fue primer teniente de Alcalde y concejal de Festejos, Protocolo, Prensa y Medios. Fue candidato del PP a las municipales de hace tres años por designación directa de su antecesor, José María de Federico Corral –vamos, al estilo Aznar con Rajoy-, y que hoy disfruta de “un retiro dorado” como parlamentario en la Asamblea de Madrid. Siempre con mayoría absoluta.

La Ley de Incompatibilidades, clara y contundente

Tanto José María de Federico como su sucesor Miguel Ángel Santamaría han ejercido sus respectivos mandatos con el respaldo de la mayoría absoluta. Pero según pudo saber éste periódico, el actual regidor de Colmenar Viejo pudo incumplir la Ley de Incompatibilidades en el periodo 2007-2011, cuando era teniente de alcalde, al compaginar su cargo en el Consistorio como teniente de alcalde con su profesión de abogado. Fue por ello que Extraconfidencial.com se puso en contacto con Miguel Ángel Santamaría, quien confirmó este extremo: “Cuando era teniente de alcalde compatibilizaba mi profesión de abogado con la política en el Ayuntamiento de Colmenar, y no tenía exclusividad. El ejercicio de la abogacía ha sido siempre mi trabajo y en aquel tiempo lo compaginaba con mi responsabilidad en el municipio. Ahora, como alcalde, no ejerzo de abogado, y esa faceta de mi vida, de momento, está aparcada”.

La Ley de Incompatibilidades, establece en su Capítulo I que “el personal comprendido en el ámbito de aplicación de esta Ley no podrá compatibilizar sus actividades con el desempeño, por sí o mediante sustitución, de un segundo puesto de trabajo, cargo o actividad en el Sector Público“, y en su Capítulo II aclara que será aplicable “al personal al servicio de las corporaciones locales y de los organismos de ellas dependientes“.

Con el respaldo del Pleno del Ayuntamiento

Sin embargo, Santamaría afirma que en sus ocho años como concejal (2003-2011), no tuvo dedicación exclusiva en los primeros cuatro, “y en los cuatro restantes sí disfruté de la dedicación exclusiva pero con compatibilidad, algo que fue aprobado por el Pleno del Ayuntamiento, que aceptó mi situación, por lo que tenía pleno derecho a llevar casos como letrado. Existen casos en el Ayuntamiento de Colmenar de funcionarios que realizan otras actividades y el Pleno lo acepta“.

Sobre la posibilidad de que el teniente de alcalde de Colmenar Viejo, tuviera acceso a documentación que hubiera utilizado para llevar casos como letrado en el citado municipio aseguró que “nunca he utilizado documentos ni expedientes para los casos que llevaba como abogado. De hecho, los asuntos de los que me encargaba como letrado no tenían nada que ver con el Ayuntamiento. Principalmente era abogado de una compañía de seguros; no obstante, sí es cierto que he llevado casos de particulares residentes en el municipio de Colmenar, pero nunca me aproveché de mi condición de teniente de alcalde“.

Como alcalde, sin capacidad para desarrollar las dos tareas

Por otro lado, Santamaría subraya que “desde que llegué al puesto de alcalde, en 2011, tengo exclusividad porque no tengo capacidad para desarrollar las dos tareas. Estoy centrado en la alcaldía y el compromiso que tengo con los ciudadanos de Colmenar es el de estar a tiempo completo dedicado a ellos, por lo que mi profesión de abogado la tengo aparcada. Ahora estoy centrado en una etapa nueva y apasionante que intentaré realizarla de la mejor manera, igual que cuando era abogado“.

Además, Santamaría muestra su asombro por la situación: “No entiendo cómo la Prensa le da tanta importancia a esto. No soy un político profesional, mi profesión ha sido siempre la abogacía, pero por una serie de circunstancias me encuentro ahora en el Ayuntamiento. Cuando deje la alcaldía volveré a la abogacía porque es lo que sé hacer y a lo que me he dedicado toda la vida. No aspiro a ser político profesional, sino todo lo contrario, por eso me sorprende que haya tanto interés en mi vida política. Soy una persona nítida y transparente y no tengo nada que ocultar. No he hecho nada extraño ni ilegal“. Si él lo dice…

En cualquier caso, pese al silencio ¿cómplice? de la oposición, existen otros asuntos relacionados con el Urbanismo y la concesión de determinados contratos en este acogedor municipio madrileño de los que informaremos en futuras ediciones.