Menú Portada
Crea la Asociación Pro Justicia Siglo XXI

El abogado Emilio Rodríguez Menéndez se reconvierte en el nuevo Manos Limpias

Octubre 26, 2014

Tras su periplo en Argentina, huido de la Justicia española, abre despacho en la capital de España y pretende personarse como acusación popular en todos los procesos de corrupción

pq_929_rodriguez.jpg

El controvertido abogado Emilio Rodríguez Menéndez, de 67 años de edad, ha abierto despacho profesional en la capital de España con el fin de presentarse en todos los casos de corrupción y hacer de acusación popular en ellos, como actualmente hace el sindicato Manos Limpias o en su día hicieron los empresarios José María Ruiz Mateos o Christian Jiménez. Pretende así reconvertirse en el nuevo Manos Limpias español, y quitar el protagonismo al sindicato del mismo nombre que ahora ejerce esta acusación en los principales procedimientos de corrupción en España.

Rodríguez Menéndez comenzó como abogado hace ya más de 34 años, creando el 6 de octubre de 1981 su primer despacho especializado entonces en Derecho Penal y Económico. Ahora reabre su despacho ubicándolo en la calle del Marqués de Villamejor, en la zona noble de oficinas de Madrid junto al Paseo de la Castellana y el Hotel Villamagna, y con sucursales en Buenos Aires, Miami, Cuba e Islas Caimán.

También contra Orio Junqueras

Lo primero que ha hecho es crear la Asociación Pro-Justicia siglo XXI. Los Estatutos de dicha Asociación señalan el objetivo de “ejercitar la acción popular en los procedimientos que se sigan por actuaciones que vayan en contra de la pureza y legalidad que debe regir toda actuación de los miembros de la Administración Pública y de la Administración de Justicia, así como de los asuntos de interés social y cualquier otro tipo de actuación susceptible de ser calificada como delictiva de cualquier naturaleza y realizada por cualquier persona, ya sea dentro o fuera del ámbito del sector público o privado”.

Así, la Asociación ya ha interpuesto una querella por el caso de las tarjetas de Caja Madrid en el Juzgado Central de Instrucción nº 4 de Madrid, donde se imputa a 82 consejeros y directivos de esta entidad crediticia. También ha presentado una querella criminal en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña contra Oriol Junqueras, líder de Esquerra Republicana de Catalunya, por cinco supuestos delitos de prevaricación administrativa, desobediencia, malversación de caudales públicos, usurpación de funciones públicas, así como otros delitos electorales contenidos en la Ley Orgánica del Régimen Electoral General. A lo largo de 43 folios, Rodríguez Menéndez motiva cada uno de los delitos que imputa al querellado Oriol Junqueras, apoyándose también en sentencias anteriores del Tribunal Supremo por las que quedan, en su opinión, perfectamente acreditados. Sin embargo, por el contrario, ha retirado su acusación popular contra la líder del PP madrileño, Esperanza Aguirre, ya que considera que “no existe base suficiente para imputar a Esperanza Aguirre de ningún delito ni falta” en el procedimiento abierto contra ella por un posible atentado a la autoridad (los agentes de movilidad urbana de Madrid)

Condenado y huido a Argentina

El que fuera uno de los abogados más famosos de España ha vivido desde hace varios años en Argentina, donde se instaló en Buenos Aires en septiembre de 2008 al estar perseguido por la policía española. Allí abrió un bufete con una docena de empleados, ya que él no figuraba como abogado en ninguno de los juicios de sus defendidos. Ya con anterioridad, estando preso en España, Rodríguez Menéndez también se las arreglaba para despachar con sus colaboradores y trabajar como letrado.

Fue en el año 2005, cuando la Audiencia Nacional lo condenó a dos años de prisión por haber difundido en 1997 un vídeo de contenido sexual en el que se atentaba contra la intimidad del entonces director de El Mundo, Pedro J. Ramírez. Tras esta condena, Rodríguez Menéndez se fugó a Argentina. Pero regresó a España de incógnito en 2006 para visitar a su madre, que se encontraba gravemente enferma. Fue entonces cuando se le detuvo y fue encarcelado. Ese mismo año, el Tribunal Supremo elevó de seis a diez años otra condena que ya pesaba sobre él por defraudar cuatro millones de euros entre 1990 y 1994 a la Hacienda Pública española. En agosto de 2008, tras pasar varios meses en prisión, volvió a escaparse aprovechando un permiso de cuatro días. Desde entonces, la justicia de España venía reclamando su extradición. Sin embargo, el 30 de diciembre de 2013, el juez federal argentino Marcelo Martínez de Giorgi denegó esta petición.

Desde entonces Rodríguez Menéndez se sentía libre para viajar a España sin temor a ser encarcelado de nuevo. En su nueva vida, en el año 2005 se volvió a casar por cuarta vez, en esta ocasión con la fisioterapeuta española Vanessa Palomar, con la que tiene un hijo, su tercer vástago en total. Ahora ha solicitado la ciudadanía argentina y aspira vivir a caballo entre los dos países. En España ya ha abierto despacho y quiere reconvertir su imagen: ser el nuevo Manos Limpias contra la corrupción. El tiempo será quien de o quite razones a este popular abogado que quiere pasar de truhán a héroe popular.

 Juan Luis Galiacho
@jlgaliacho