Menú Portada
Las subvenciones no previstas ascendieron a la cantidad de 6.979.000 euros

El 76% de las subvenciones que concedió el Consell de Munar en el año electoral de 2007 lo fueron sin publicidad

Noviembre 14, 2010
pq__antonia.jpg

La Sindicatura de Cuenta de Baleares no ha dudado en aseverar que el Consell de Mallorca, bajo la presidencia de la ahora imputada por presunta corrupción, Maria Antonia Munar, y la de la socialista Francina Armengol, mantuvo en 2007, año electoral en su primer semestre, una política de subvenciones que se podría calificar de oscurantista. De hecho, en su informe de ese año, los síndicos han establecido en un 76,7% el porcentaje de pagos realizados a cuenta de subvenciones sin ningún tipo de publicidad ni concurrencia.
 
El Gobierno de la regionalista Munar se llegó a tildar de clientelista por el número de subvenciones que concedió a entidades próximas a su partido –Unión Mallorquina-, relacionadas con ámbitos de la cultura y de los servicios sociales. De hecho, una de las causas que fijaron imputación contra ella es la referida a las subvenciones que concedió a una productora de su propiedad, Video U, para la realización de programas destinados a cubrir la parrilla de la televisión pública del Consell, del que ella era presidenta.
 
Un regalo del PSOE
 
Esta situación de opacidad en la concesión de subvenciones se dispuso a pesar de que la propia institución insular aprobó el Plan Estratégico de Subvenciones para el 2007. No obstante, durante ese ejercicio, el último de la Legislatura de Munar al frente del Consell (el PSOE le regaló la presidencia del Parlament a cambio de la jefatura del Consell y del Govern), hubo subvenciones no previstas en el Plan y que ascendieron en su conjunto a la cantidad de 6.979.000 euros.
 
En honor a la verdad hay que especificar que la socialista Armengol asumió la presidencia del Consell a mediados de 2007 y que durante lo que quedó de año no tuvo tiempo para diseñar una política de subvenciones distinta a la señalada en el Plan aprobado por Munar a título formal pero sin repercusión práctica alguna. Por tanto, la denuncia que de esta política hace la Sindicatura se puede atribuir en su totalidad a la etapa de Gobierno de la entonces presidenta de Unión Mallorquina.