Menú Portada

El 48,38% de los más de 4 millones de personas que se encuentran en situación de paro laboral en España no recibe prestación alguna

Enero 7, 2016

El porcentaje de españoles en situación de riesgo de pobreza y exclusión social se incrementó en 2014 hasta llegar al 29,2% de la población (13.657.232 personas). En el 76,5% de las Comunidades Autónomas españolas (13 de 17), predominan los desempleados sin ningún tipo de ingresos sobre los que reciben ayudas

fatima-banez-644x362

Una afirmación suena cual matraca en los tiempos electorales que vivimos. Su adalid es el Partido Popular, que intenta erigirse como motivador principal del giro económico. La premisa se basa en el cambio de signo de los principales indicadores macroeconómicos y cómo éstos pueden afectar a la economía doméstica. Ante la proliferación de datos positivos como pueden ser la reducción de la prima de riesgo, el asentamiento de la balanza de pagos o la mejor valoración de las agencias de fiscalización, los responsables políticos han lanzado al vuelo las campanas de la recuperación económica y el fin de la recesión. Una mejoría que, dicen, pronto notarán todos los hogares españoles. Como ejemplo de esta situación destacan las palabras del ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, quien ha aseverado en estos días que todos los indicadores apuntan que España comenzará 2016 con una aceleración de su crecimiento que motivará paralelamente la recuperación de los niveles de Producto Interior Bruto (PIB), y renta previos a la crisis. Pero, ¿qué hay de cierto en esto?

Dicen los entendidos que desde que emerge un indicador macroeconómico positivo hasta que se produce su efecto real en el nivel micro, el ocupado por las familias, pueden pasar varios meses o incluso que ese efecto sea contrarrestado y que nunca llegue a originar consecuencias positivas en la población.

En España, existen en este momento 4.149.298 personas en situación de desempleo. Aunque la situación ya fue más acuciante cuando en 2012 se sobrepasaron los 6 millones de parados con una tasa de desempleo del 25,77%, el dato actual tiene una segunda lectura que muchas veces pasa desapercibida. De esos 4,15 millones de desempleados, solo el 51,62% (2.141.698 personas), reciben prestación por desempleo, el 48,38% restante (2.007.600 personas), no reciben prestación alguna.

Vivir sin ingresos

Cuando no se trabaja y no se recibe compensación alguna por ello, la miseria llama a la puerta. El vivir sin ingresos puede ser subsanable con ayudas de los más cercanos si no se cuenta con subvenciones administrativas, que son competencias del Estado, autonomías y municipios. Cuando se cierra el grifo de la remuneración, la exclusión social y el riesgo de pobreza comienzan a asomar peligrosamente como amenazas latentes que nunca pensamos que se cruzarían en nuestro camino. El porcentaje de españoles en situación de riesgo de pobreza y exclusión social se incrementó en 2014 hasta llegar al 29,2% de la población, lo que se traduce en 13.657.232 personas. La cifra más alta registrada jamás en nuestro país desde que se mide la pobreza, la privación material severa y la intensidad de trabajo en los hogares con el índice Arope, válido para toda Europa.

A la vista de las cifras que representan a los trabajadores parados sin ninguna prestación por Comunidades y Ciudades Autónomas en noviembre de 2015, hay regiones que se encuentran en una mejor situación que otras, pero a grandes rasgos, la tónica general refleja un grave problema estructural. Melilla y Ceuta lideran la clasificación con un 66,41% y 63,88% de sus parados sin recibir prestación por desempleo. Dentro de la península, el País Vasco se aproxima peligrosamente a estas cifras con un 59,77% de desempleados sin ayuda alguna, seguido de cerca por las dos Castillas (León con 56,42% y La Mancha con 55,80%).

Solo cuatro Comunidades Autónomas, por debajo del 50%

El análisis más gravoso de la situación de los desempleados en España es que tan solo cuatro Comunidades Autónomas se encuentran por debajo del 50%; es decir, que tan solo en cuatro áreas comunitarias hay más desempleados con prestación que sin ella. O dicho de otra forma: en el 76,5% de las Comunidades Autónomas españolas (13 de 17) predominan los desempleados sin ningún tipo de ingresos. Las únicas comunidades que se salvan de la quema son Extremadura (34,83%), Andalucía (38,80%), Baleares (43,12%) y Cataluña (44,07%).

Diría el célebre fundador de la teoría macro, John Maynard Keynes, que “cuando los fenómenos son tan complejos, los pronósticos no pueden señalar nunca un solo camino, y se puede incurrir en el error de esperar consecuencias demasiado rápidas e inevitables de causas que acaso no son todas las aplicables al problema”. Los gurús de la Bolsa y de los grandes números en España podrían haber sacado conclusiones demasiado precipitadas de una contingencia real pero inestable. La capacidad de fluctuación de la economía nacional es tal, que lo que un día sube, al otro baja, y viceversa.

Doinel Castro