Menú Portada

Eduardo Inda y Manuel Cerdán podrían probar de su propia medicina a la hora de dar a conocer las conversaciones del rey emérito Juan Carlos I: ellos también habrían sido grabados por los servicios de inteligencia 

Marzo 21, 2017
inda-cerdan

¿Por qué ahora y no antes? Eso se preguntan muchos tras comprobar cómo OK Diario publicaba la semana pasada un reportaje de investigación en el que señalaba que “el CESID grabó al rey emérito Juan Carlos I confesando desde un móvil su amor por Marta Gayá“. El diario digital que dirige Eduardo Inda publicaba un audio en el que don Juan Carlos I señalaba en una conversación -el 4 de octubre de 1990-, en la que desvelaba que alguien le había recomendado cambiar de hábitos de vida: “Lo tuve que mandar callar… Le dije que yo no me metía en su vida privada. Que él hiciera el favor de no meterse en la mía. Comprendo que soy un hombre público, pero yo sé muy bien lo que debo hacer (…) Yo le suelto: oye, un momento, tú tienes un barco, se lo prestas a un amigo y ese amigo lleva tres putas, pues tú qué tal. ‘Pues yo no volvería a prestarle el barco’. Digo, pues yo sí, mira. ‘Ah qué horror vuestra Majestad es el rey‘”.

En la conversación el rey emérito se mostraba confiado con que “volverá a bajar el diapasón”: “Como me decía un primo mío ayer, Michel: ‘Mira, Juanito, date con un canto en los dientes. Llevas 15 años de Rey y es la primera vez que te atacan. Eres un mirlo blanco de todas las monarquías europeas. Fíjate las otras, no harían lo que han tenido que soportar durante los últimos diez años. Uno detrás de otro. No estamos acostumbrados aquí. Ni yo, ni tú, a lo mejor ni Marta (Gayá) ni nadie’. La sociedad española no está acostumbrada a que me digan: los pies blancos, los pies negros o la cabeza tal. En cuanto lleves dos años diciendo esto y cosas de éstas verás tú, no le doy ninguna importancia. Un momento… Es justo una campañita de atención (…) Y yo cuando tenga que hacer una cosa, decirte: lo siento, pero yo no piso Flanigan (restaurante de Mallorca) o no piso tal. Cuando lo pise, dos personas y, si hay una más, fuera. Y así de claro. ¿Estamos? Nunca he sido tan feliz”.

¿Quién está detrás de esta filtración?

Periodistas como Federico Jiménez Losantos ven la sombra del Comisario Villarejo detrás de estas informaciones. A este acaudalado Comisario, que participa en 12 sociedades con 16 millones de euros de capital según El País, se le relaciona con el accionariado de OK Diario de Eduardo Inda, periodista que negaba hace unos días que la filtración tenga detrás al citado Policía: “Si le digo yo a usted que esas cintas no provienen de lo que usted llama las cloacas, entenderá que si yo saco una información confidencial usted puede decir que me las ha dado El Gordo o El Flaco, pero si publico una información del CESID de la época eso viene del interior de la casa, no de la Policía“.

Inda, este pasado sábado en La Sexta, señalaba que “hay conversaciones con datos íntimos que jamás se publicarán”, pero a nadie se le escapa que si hace unas semanas resucitaba el Caso Bárbara Rey y ahora se filtran conversaciones de Juan Carlos I, el tercer capítulo tendrá una protagonista indiscutible: Corinna. Marhuenda, habitual compinche de Inda en las tertulias de La Sexta, señalaba molesto que no le extraña que “el fenómeno de la telebasura quiera conocer las vergüenzas” de Juan Carlos I.

¿Son nuevas estas informaciones?

El diario catalán El Nacional titulaba con acierto hace unos días: “Inda recicla viejas exclusivas de El Mundo en la guerra de los Comisarios”. Porque a nadie se le escapa que este material procedente del CESID es el mismo que en 1995 servía para denunciar al felipismo. En aquel año Manuel Cerdán y Antonio Rubio firmaban al alimón diversos reportajes para El Mundo, pero ahora Cerdán tira de hemeroteca para firmar en solitario en OK Diario información que consiguió junto a Rubio, que no se corta con su antiguo compañero: “Desde 2003 no tengo nada que ver con este señor (…) Es el mismo material de 1995. Está todo publicado”, simplemente Cerdán versiona según Rubio “el material que se llevó”.

Pues que tomen nota tanto Eduardo Inda como Manuel Cerdán: ambos trabajaron, y muy bien pagados, para El Mundo de Pedro J. Ramírez. Este último, sufrió y padeció públicamente la grabación del popular vídeo de Exuperancia Rapú que esas mismas cloacas les han permitido darse un poco más a conocer a Inda/Cerdán. La venganza se sirve fría. ¿O no todo el mundo tiene un muerto en el armario? O dos, o tres…