Menú Portada
LA GESTIÓN ECONÓMICA DE LOS MUNICIPIOS SOCIALISTAS (III)
La corporación desconocía la recaudación y cuántas personas tenían acceso al dinero

Durante la gestión de Carmen Toledano como alcaldesa de Galapagar no se controlaba la contabilidad de las cajas municipales

Diciembre 26, 2011
pq_923_carmen_toledano.jpg

Carmen Toledano, ex alcaldesa de Galapagar y actual diputada en la Asamblea de Madrid por el Partido Socialista Madrileño (PSM) de Tomás Gómez, incurrió en numerosas irregularidades durante su gestión al frente del Ayuntamiento de la localidad de la sierra madrileña, en el periodo 2007-2008. Así lo establece un informe de fiscalización realizado por la Cámara de Cuentas y al que ha tenido acceso extraconfidencial.com.

Al parecer, durante su periodo como regidora municipal, no fueron registradas en contabilidad las cajas de efectivo abiertas en distintas dependencias del Ayuntamiento, como el Polideportivo municipal, sobre las que no se ejercía ningún tipo de control, y la Corporación municipal no tenía conocimiento alguno sobre los importes recaudados hasta que se producía el traspaso a las cuentas operativas. En ese lapso de tiempo nadie es capaz de establecer cuántas personas tenían acceso a las cajas. La Cámara de Cuentas también ha detectado, a partir de las respuestas a las circulaciones bancarias, otras tres cuentas restringidas de recaudación cuyos movimientos y saldos a fin de ejercicio no se encuentran recogidos en la contabilidad.

Asimismo, el análisis del procedimiento de pagos a justificar pone de manifiesto el incumplimiento del plazo de justificación en algunos casos, o la utilización de este procedimiento para gastos de inversión. En cuanto a los anticipos de caja fija, se utilizó este sistema para atender pagos a profesionales taurinos, así como a actuaciones con motivo de las fiestas de la localidad, sin que dichos gastos tengan el carácter de periódicos o repetitivos, de tracto sucesivo que exige la normativa vigente.

El informe de la Cámara de Cuentas aclara también que el Ayuntamiento de Galapagar tenía abiertas en aquel periodo dos líneas de subvenciones nominativas, configurándose el resto como subvenciones no nominativas, algunas de ellas tramitadas en régimen de concurrencia competitiva y otras mediante el procedimiento de concesión directa por razones de interés público y cultural. En la gestión de estas ayudas la Cámara de cuentas observó retrasos e irregularidades en la documentación justificativa, ausencia de contrato o convenio por escrito en los que se describan las funciones a realizar por las empresas prestatarias del servicio, falta de publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid de bases reguladoras, no incorporación al expediente de las solicitudes presentadas por los participantes, no fijación del plazo de presentación de solicitudes y no exposición adecuada de la evaluación de los criterios de adjudicación ni de los criterios de reparto.

Por otro lado, el estudio afirma que la gestión de los ingresos tributarios se llevó a través de una aplicación informática que no estaba integrada de forma automática en el módulo de contabilidad, lo que generó diferencias entre los saldos deudores de unos y otros registros. Además, el procedimiento que llevó a cabo el Ayuntamiento para el reconocimiento de derechos por subvenciones recibidas no se ajustó a los principios contables públicos, generando desfases temporales presupuestarios, así como, en algunos casos, duplicidades o desajustes.

Carencias administrativas

La liquidación del presupuesto de los ejercicios 2007 y 2008 puso de manifiesto el incumplimiento del objetivo de estabilidad fijado por el Gobierno, por lo que el Pleno de la Corporación debía, de acuerdo con la normativa de estabilidad presupuestaria, aprobar en el plazo de tres meses, un plan económico-financiero de reequilibrio. Dicho plan no llegó a aprobarse en el ejercicio 2008, y el interventor del Ayuntamiento manifestó su incumplimiento de en su informe del 19 de mayo.

Asimismo, la Cámara de Cuentas afirma en su informe que el departamento de personal presentaba carencias en su organización administrativa, así como en los procedimientos de gestión y tramitación de las nóminas de los trabajadores. Estas gestiones se realizaban a través de una aplicación informática que no estaba integrada en contabilidad, ni tampoco ofrecía una gestión de personal como tal.