Menú Portada
Querellas abocadas al archivo

Dos juezas de Madrid rechazan investigar al PP por torpedear el ´caso Bárcenas´

Noviembre 14, 2013
pq__barcenas_2.jpg

Respiro de alivio en Génova 13. La penúltima posibilidad de que una juez de Madrid investigara las supuestas maniobras del PP por torpedear el ‘caso Bárcenas’ se ha diluido. Josefa Bustos, titular del Juzgado de Instrucción número 49, ha decidido inhibirse en favor de su compañera del 32, Esperanza Collazos. Se da la circunstancia de que Collazos decidió la pasada semana archivar provisionalmente el formateo de los ordenadores que el extesorero dejó en la sede nacional del PP. Alegó que no podía haber encubrimiento de un delito que aún no se ha demostrado, la presunta financiación irregular del PP. Y respecto al otro delito que apuntaba el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, el de daños informáticos, no cabía posibilidad de que se hubiese producido porque los ordenadores son del PP y éste puede hacer con ellos lo que le plazca.

La jueza Collazos se pronunciaba así sobre la información que le había remitido el juez Ruz desde la Audiencia Nacional. Ruz detectó “relevancia penal” en los hechos acaecidos con la entrega de los ordenadores que reclamó al PP y que, según Bárcenas, guardaban parte de la ‘contabilidad b’ del partido. Después, la acusación popular del ‘caso Bárcenas’ encabezada por Izquierda Unida presentó una querella en los juzgados de Madrid, que fue derivada a Collazos. La decisión de la jueza, sin embargo, abocó a su archivo.

Querella abocada al fracaso

Pero el movimiento de otra de las acusaciones populares, la de Observatori Desc, permitió mantener el caso vivo, al menos por unos días. Esta acusación no se limitó al formateo de los ordenadores, sino que denunció en Plaza de Castilla tres maniobras de supuesto encubrimiento por parte de empleados del PP de toda confianza. De Estrella Domínguez, que lleva de secretaria desde los tiempos de Alianza Popular, denunció que se había deshecho de las agendas del que había sido su jefe directo, Luis Bárcenas. También acusaba al cuñado de Bárcenas, Antonio de la Fuente, que ha sido jefe de seguridad del PP durante tres décadas. Este se deshizo de los libros de visitas. Tanto las agendas como el registro de visitas hubieran permitido conocer qué empresarios visitaron Génova, cuándo y para reunirse con quién. De fondo, la supuesta financiación irregular del partido, que habría recibido donaciones a cambio de que esos empresarios fueran beneficiarios de adjudicaciones por parte de las Administraciones controladas por los conservadores. Por último, Observatori Desc denunciaba al jefe de informática del partido, identificado como Javier Barrero, en este caso por el formateo de los dos portátiles que Bárcenas había utilizado.

A la espera del juez Ruz

La querella de Observatori Desc fue a parar al Juzgado de Collazos, que en un primer auto incoó diligencias previas al observar que los hechos descritos presentaban “características que hacen presumir la posible existencia de una infracción penal”. Sin embargo, a los pocos días se ha inhibido en su compañera Collazos. Ahora solo caben los recursos de las distintas acusaciones a la Audiencia Provincial. Si esta confirma el archivo provisional dictado por Collazos solo cabe esperar a que Ruz demuestre que hubo financiación irregular en el PP. Entonces las acusaciones podrán demandar a la juez del 32 que revoque el archivo provisional e investigue cómo los conservadores intentaron presuntamente encubrir tal delito.

Pedro Águeda