Menú Portada
Encuesta de TNS

Dos de cada tres familias afirman tener menos ingresos que hace dos años

Octubre 29, 2011
pq_923_Elena-Salgado-y-Rodríguez-Zapatero.jpg

El 69% de las familias españolas declara que tiene actualmente menos ingresos que hace dos años y únicamente el 4% considera que tiene ingresos superiores ahora, según el estudio ´La crisis económica a encuesta´ de TNS.

En opinión de los entrevistados, una pareja con dos hijos necesitaría de media unos ingresos mensuales mínimos de 1.956 euros para poder vivir adecuadamente contando con los gastos de casa, luz, agua o compras. La cifra varía en 300 euros entre las áreas urbanas y rurales, siendo 1.790 euros en el ámbito rural (hasta 5.000 habitantes) y llegando a los 2.108 euros en grandes áreas metropolitanas como Madrid y Barcelona.

Cuando se pregunta por los actores con capacidad de influencia para ayudar a las familias a salir de la crisis, el 35% menciona al Gobierno Central y un 32% a la clase política en general. Los bancos y entidades financieras son considerados influyentes a la hora de sacar de la crisis a los españoles por un 24% de los entrevistados, mientras que el 18% menciona a empresarios y grandes empresas.

Por otro lado, mientras que el 35% considera que es el Gobierno Central el que mayor influencia tiene para sacar a España de la crisis, sólo un 19% cree que efectivamente es el actor que más va a hacer al respecto. Uno de cada cuatro entrevistados no sabe identificar a ningún agente social o económico, pero un porcentaje similar se refiere a los propios trabajadores o gente de la calle como los agentes que más van a hacer por hacer frente a la situación económica actual. Un 16% se muestra absolutamente escéptico y opina que nadie va a hacer nada, y apenas un 9% hace referencia a la clase política.

El director del estudio, Jorge Clemente, afirma que es impresionante el contraste entre las respuestas sobre “quienes podrían hacer más” y “quienes van a hacer más” para que España salga de la crisis. Entre los primeros, se encuentran el poder político (Gobierno y partidos) y económico (empresarios y bancos), mientras que entre los segundos, surge el escepticismo y las referencias al pueblo llano (trabajadores y la gente de la calle).

“Ello parece indicar una cierta desconfianza en el grado de compromiso de los poderes políticos y económicos, a pesar de ser conscientes de su capacidad operativa”, subraya Clemente