Menú Portada

Doña Letizia, recién cumplidos los 45 años, ya no se parece ni a su sombra y los expertos estiman en, al menos, 300 pinchazos los que le han dado para dejarla más lustrosa

Septiembre 15, 2017
leti pinchazos

Las revistas del corazón vienen fuertecitas esta semana. El supuesto hijo ilegítimo de Julio Iglesias, un auténtico clon de su papá, ocupa la portada de Diez Minutos, y cuenta que Julio José lo presentaba como su hermano. No cuentas, y eso se lo contamos nosotros, que “Papuchi” tenía un cajón lleno con las fotos que le hacía retirar Julio Iglesias del mercado en las que se evidenciaba que algunos miembros del clan lo trataban como de su propia familia. Lo mismo ocurre con el hijo de una importantísima personalidad de este país. Una de las  dos hijas del susodicho, un hombre con muchos méritos, fue como quien no quiere la cosa a la Primera Comunión de un sobrino putativo o como se diga. Con lo bonito que hubiera quedado en el Hola, y miren, no le sacaron. Justo esta semana María José Campanario, supuestamente repuesta de su supuesta obsesión con Belén Esteban, triunfa en la portada de esta revista.

Semana trae a sus páginas unas imágenes exclusivas del encuentro entre Paula Echevarría y David Bustamante en una terraza de Madrid, y aventura una reconciliación. Extraño. En Pronto cuentan que se disputan el domicilio familiar. Y en Love nos cuentan las 19 razones por las que doña Letizia está tan supuestamente guapa a los 45 años, que cumple hoy, viernes 15 de septiembre.

La reina de España bellísima pero muy, muy retocada

Hablan de dieta sana, ejercicio, estilismos. Pero se lo vamos a contar nosotros de otra forma. La reina de España ya no se parece a la mujer que era. Sus facciones son las de una muñeca mal hecha del Museo de Cera de ella misma hace 20 años, pero ni siquiera se parece. Los tratamientos de belleza la han convertido en una replicante, una de esas muñecas robots que tanto miedo provocan, bellísima, eso sí. La rinoplastia que se hizo con el doctor De la Fuente en 2008 le ha restado personalidad. Las inyecciones de botox le han situado la cola de las cejas a la altura de las sienes. Tanto pinchazo y tanto ácido hialurónico le han dejado la cara irreconocible.

Entre su círculo de amigas niegan que se haya hecho gran cosa, pero está clarísimo que se inyecta en los pómulos. Hidroxiapatita cálcica, un relleno reabsorbible. Y es adepta y adicta al liftin con hilos de polidioxanona, que le han servido para tensarle el rostro. Que está joven, sí; que asusta tanto cambio, también. Los expertos, tirando por lo bajo, estiman en al menos 300 los pinchazos que se habrá “chutado” en la cara, ya sea de vitaminas, hilos, botox o lo que sea.  Por cierto, María José Campanario copia su peinado y sus técnicas de belleza. Ahora ya no imita a la princesa del pueblo, sino a la reina de España.

Y de doña Letizia a otra contemporánea suya: Genoveva Casanova, que se habría quedado con un palmo de narices de haber visto el pasado domingo  a su ex, Michavila, el pío ex ministro que no se quiere casar en segundas nupcias si no es con una soltera o alguien que ha conseguido la nulidad. Viajó desde el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid con destino desconocido junto a una guapa rubia. Repararon en él los demás viajeros porque llevaba encima un jersey rojo. No hubo cariñitos, pero él cargaba con todo en el carro y se le veía contento.

Ana Montesinos