Menú Portada
Doña Sofía vuelve a Atenas con la exposición de "El Greco" mientras Zarzuela se resiste a informar de sus actividades

Doña Letizia, decidida a apuntalar su imagen regia, va encontrando su lugar entre las testas coronadas europeas, pese a las críticas

Noviembre 17, 2014

Transcurrido el plazo de 30 días establecido por el ministerio de Justicia para la presentación de alegaciones por mayor derecho, el ducado de Suárez pasará finalmente en breve a Alejandra Romero, nieta del Adolfo Suárez,que solicitó el título para sí el pasado 24 de septiembre

pq_929_leti_mati.jpg

Todos los foros coinciden en la elegancia y la excelente impresión que doña Letizia, decidida a apuntalar su imagen regia, dejó a su paso por Bruselas y Luxemburgo, donde destacó sobre la más pacata sobriedad de la reina Matilde de Bélgica (en esta ocasión muy afabiolada), y de la gran duquesa María Teresa, de reconocido mal tino en sus atuendos, y la gran duquesa heredera Estefanía de Luxemburgo que a pesar de su juventud no consigue dejar de parecer mayor.

Pero ahí queda la buena sintonía que se ha apreciado entre las distintas parejas reales, hecho que denota que la reina de España va encontrando su lugar entre las testas coronadas a pesar de las críticas siempre presentes hacia su persona. Porque hasta la condesa Carolina von Waldburg zu Wolfegg und Waldsee, que hace años quizá se hizo algunas ilusiones de llegar a ser reina de España, recogía meses atrás en una entrevista en Alemania esa idea extendida, que ella cuestionaba, según la cual todos consideran a doña Letizia “fría e insegura”. Cauta afirmación de Carolina cuyo primo hermano el conde Ludwig, heredero de tan importante casa noble alemana, pasa por momentos muy difíciles a causa del escándalo causado por su relación con la guapa celebrity modelo y actriz indonesia Jessica Iskandar que afirma haberse casado con él y ser la madre de un hijo llamado El Barack Alexander que él no reconoce. Un asunto que ha aterrorizado y puesto patas arriba a la familia Waldburg, generado un proceso judicial en Jakarta, y la amenaza de Jessica Iskandar de vender fotografías de su hijo a la televisión indonesia a cambio de 500 millones de rupias (40.000 dólares USA) en un país en el que esta cuestión parece haber despertado el mayor interés mediático.

La infanta Cristina se resiste a renunciar a su rango y al ducado de Palma

Entre tanto, y mientras la infanta Cristina parece mostrarse recalcitrante en su decisión de no renunciar a su rango de infanta de España y a su más que cuestionado ducado de Palma, renuncia que sería muy bienvenida en el palacio de la Zarzuela que quizá podría forzarla por decisión unilateral de don Felipe, la reina doña Sofía ha regresado a su querida Atenas llevando consigo la gran Exposición sobre El Greco, que se inauguró el pasado día 12 en el Museo Benaki de la capital griega. La presentación del acto, que generó una gran expectación, corrió a su cargo, y no hay duda de que doña Sofía, que visitó Grecia por última vez en el mes de septiembre con ocasión de las bodas de oro de su hermano el rey Constantino, habrá aprovechado para volver a celebrar su cumpleaños en familia en compañía de sus hermanos, su sobrino el príncipe Nicolás, ya definitivamente asentado en Atenas, y su primo el príncipe Miguel de Grecia que días atrás salió camino de Grecia. Como en otras ocasiones nada ha trascendido (en Zarzuela no se informa) sobre este nuevo viaje de doña Sofía, que con cualquier motivo vuelve una y otra vez a la tierra de sus orígenes donde, sin duda, se encuentra especialmente cómoda. 

Pero la baqueteada situación de la infanta Cristina no parece evitar desatinos en otras familias reales como la inglesa, donde a pesar de los escándalos aireados por la prensa en relación con los enormes gastos del príncipe Andrés a cargo de instituciones públicas en su calidad de representante comercial del país, cargo que tuvo que abandonar en 2011, el recalcitrante duque de York ha vuelto a emprender un viaje secreto en jet privado a la república de Azerbaijan para encontrarse con su amigo el déspota multimillonario Ilham Aliyev para tratar de negocios cuya naturaleza se desconoce. Una nueva metedura de pata que quizá explica el que sus propias hijas, las princesas Eugenia y Beatriz, hayan hecho manifiesto su malestar porque la duquesa de Cambridge cuente con mayores prerrogativas que ellas cuyo servicio de seguridad ha quedado notablemente reducido.

El ducado de Suárez, para su nieta Alejandra Romero

Por su parte, la corte sueca continúa de luto por el reciente fallecimiento en Benalmádena de la princesa Kristine Bernadotte, viuda del príncipe Carl de Suecia, desde Francia llega la noticia del asesinato en su castillo de Caumont de la vizcondesa de Castelbajac, encontrada muerta a los 78 años a manos de un enfermo mental escapado de una institución, y en Portugal ha fallecido el marqués de Fronteira que era un gran mecenas de la cultura considerado como el “marqués rojo” por su apasionada lucha contra el fascismo y por su oposición a la dictadura de Oliveira Salazar. 

Y en España ya sabemos con certeza que transcurrido el plazo de treinta días establecido por el ministerio de Justicia para la presentación de alegaciones por mayor derecho, el ducado de Suárez pasará finalmente en breve a Alejandra Romero, nieta del Adolfo Suárez,que solicitó el título para sí el pasado 24 de septiembre. Porque a pesar de todo lo especulado y todo lo escrito durante meses el tío de la que pronto será duquesa, Adolfo Suárez Illana, ha decidido no personarse en el trámite de la sucesión evitando así todo tipo de enfrentamiento familiar, y el consiguiente seguimiento mediático, sobre este título ducal que, según muchos nobles titulados, debería en justicia haber pasado al hijo del difunto ex presidente del gobierno.

 
Ricardo Mateos