Menú Portada
Un pacto muy "real", con la creación de una ya impensable Casa del Príncipe como telón de fondo

Doña Letizia, al asalto informativo de La Zarzuela

Diciembre 17, 2009

Las Infantas Doña Elena y Doña Cristina cada vez quieren saber menos de la vida de Palacio y de los sucesos que allí acontecen. Tal y como se ha informado hasta la saciedad, las hermanas reales han coincido en Washington y seguro que allí han planificado como pasarán las Navidades. Y sin duda que habrán comentado los últimos acontecimientos acaecidos en La Zarzuela.

pq_917_doña-letizia.jpg

Como todos ustedes sabrán, en los últimos días se han producido dos bajas sensibles, ahora dicen que anunciados, en la Casa Real: la del director del departamento de Relación con los Medios de Comunicación, Juan González- Cebrián, y la del subdirector de esa misma área en los últimos 16 años, Jordi Gutiérrez.

 
Los dos, como no podía ser menos, ya tienen puesto de trabajo. Jordi Gutiérrez fichaba por el departamento de comunicación de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), entidad presidida por el empresario Arturo Fernández quien, tras anunciar a la agencia Servimedia su contratación, se adelantaba a Zarzuela con el anuncio del relevo. Era la persona que más ha acompañado a los Príncipes en actos públicos. Un día después era el diplomático Juan González-Cebrián quien comunicaba su renuncia al cargo que desempeñaba desde 2003 por “razones personales” para estar más cerca de su familia, aunque puntualizó que tanto él como Gutiérrez seguirían en sus puestos en La Zarzuela hasta mediados del mes de enero. El de momento responsable de relaciones con los medios de la Casa Real, tras cumplir 65 años, ha cerrado su fichaje por el Grupo OHL que preside Juan Miguel Villar Mir.


Un pacto más que real

Dicen que las cosas de Palacio van despacio. Cierto es. Tanto como que se avecina una profunda reestructuración en el organigrama de la Casa Real en la que Su Majestad el Rey se resiste a perder el poder. Como telón de fondo de ambas dimisiones, más la de Jordi Gutiérrez que la de González-Cebrían, se encuentra la creación de la Casa del Príncipe, institución condenada ya prácticamente al olvido y en la que la Princesa Doña Letizia puso especial empeño. Pero Don Juan Carlos I siempre se mostró reacio a su constitución. Por dos motivos: evitar más gastos y, aunque suene extraño, con ceder más control a Letizia Ortiz.

La esposa del Príncipe de Asturias –Don Felipe se ha mantenido al margen de este enfrentamiento soterrado-, buscó, y encontró, la aliada perfecta en la Reina Doña Sofía. Hay sentimientos y acontecimientos que les unen más que les separan. Resultado, así nos lo cuentan y así se lo contamos, un pacto más que real: el Rey abdicará a favor de Don Felipe en un plazo de dos o tres años. Y Doña Letizia Ortiz podrá así colocar a sus peones. Ha sido una lucha ardua y sin concesiones. Su fragilidad engaña.