Menú Portada
Manuel Lagares fue el alma económica de la UCD, junto a su maestro Fuentes Quintana, y ahora lo es del PP de Rajoy

“Don Manuel”, el sempiterno inspirador de las reformas fiscales desde los tiempos de Adolfo Suárez

Marzo 25, 2014
pq_940_lagares.jpg

Manuel Jesús Lagares Calvo, “don Manuel”, es un personaje querido y respetado entre todos sus alumnos de Hacienda Pública en la Universidad de Alcalá de Henares. Un economista tradicional, campechano, familiar y de trato exquisito, a la vez que meticuloso, controlador, con buena memoria y adaptado a las nuevas tecnologías a pesar de su edad. Nacido en La Palma del Condado (Huelva), el 8 de diciembre de 1941 marchó pronto a estudiar la carrera de Economía a la Universidad Complutense de Madrid, donde consiguió doctorarse con premio extraordinario. En 1966 ya ingresaba mediante oposición en el Cuerpo de Inspectores de Hacienda, siendo nombrado secretario general del Instituto de Estudios Fiscales en 1970.

Se convirtió enseguida en uno de los discípulos preferidos del entonces gurú de la economía española, el profesor Enrique Fuentes Quintana, que luego fuera Vicepresidente para Asuntos Económicos con la UCD, a las órdenes de Adolfo Suárez. Tal era la devoción que éste le tenía que casi todos los fines de semana Lagares acudía a casa del prestigioso hacendista a ver los partidos de fútbol.
 
Conciliador, persona recta, no se casa con nadie
 
En 1977, tras la llegada al poder de la UCD, Fuentes Quintana le nombró subsecretario de Economía del primer gobierno democrático de la transición, encargándole el Programa de Saneamiento y Reforma que sirvió de base a los famosos Pactos de la Moncloa. Participó activamente en ellos, negociando con las fuerzas políticas la preparación de la reforma del sistema financiero. Su fidelidad hacia las tesis económicas tradicionales de Fuentes Quintana fue total, llevándolas a la práctica durante todos los mandatos de la UCD, desde Suárez hasta Leopoldo Calvo Sotelo, del que fue su consejero asesor para Asuntos Económicos. Con la llegada al poder del PSOE en 1982 y las nuevas tesis liberales de Miguel Boyer, se separó del sistema refugiándose en el Gobierno Autónomo de Canarias al que ayudó en la reforma del régimen fiscal del Archipiélago.
 
No obstante, durante el poder socialista logró penetrar en el organigrama de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), aspirando a su dirección general, que no logró al no contar con el respaldo de las grandes cajas de ahorros controladas por el PSOE. Sin embargo, si consiguió ser nombrado director general adjunto. Allí, en la CECA, consiguió rentabilizar su figura e incrementar aún más su prestigio académico. Su talante conciliador, de persona abierta, pero recta, que no se casa con nadie, le permitió estar siempre al margen de los escándalos que salpicaron a las Cajas. Consiguió que su figura no se manchara y saliera impoluta. Por entonces llegó a decir que “cerca de un 40% de las rentas que deberían declararse en España [en época socialista] eludían al Fisco”. 
 
Fiel a Fuentes Quintana
 
Fue con la llegada de José María Aznar a La Moncloa cuando volvió a asesorar al Gobierno. A principios de 1997, Aznar le nombró presidente de la Comisión para la Reforma del IRPF, que preparó la Ley aprobada en 1998. Volvió con sus mismas tesis económicas continuistas de la transición democrática: las fieles a los modelos de Hacienda Pública de Fuentes Quintana. Ideas que desde siempre le ha gustado plasmar en los medios de comunicación: primero en El País y luego en El Mundo, donde ha sido miembro de su Consejo Editorial. Fue en enero de 2002 cuando el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, decidió repetir el esquema de la anterior reforma del IRPF y nombró otra vez a Lagares como presidente de la comisión, convirtiéndose así en el sempiterno  inspirador de la reforma fiscal española.
 
La llegada del PSOE y de Rodríguez Zapatero al poder le apartó de nuevo de la vida gubernamental. Se refugió en su cátedra y como consejero independiente de Mapfre. Fue en julio de 2013 cuando volvió a saltar por enésima vez a la arena pública, siendo nombrado por el Gobierno popular de Rajoy para presidir el comité de expertos en otra nueva reforma global del sistema tributario español. Hoy nadie duda que “don Manuel” ha sido quien ha puesto la letra y a la música a estas nuevas propuestas, siempre fieles a sus tradicionales postulados económicos de Fuentes Quintana, que lleva en su mochila desde hace ya más de cuarenta años y que ahora de nuevo intenta plasmar en el gobierno popular de Mariano Rajoy.
 
Juan Luis Galiacho