Menú Portada

Don Juan Carlos y doña Sofía reaparecerán juntos, como representación de la casa real española y no los reyes Felipe y Letizia, ante toda la realeza europea con motivo del 70 cumpleaños de su primo el rey Carlos Gustavo de Suecia

Abril 25, 2016
reyes emeritos

Las apariciones conjuntas de don Juan Carlos y doña Sofía han sido escasísimas en estos dos años de reinado de don Felipe VI, pues apenas los hemos podido ver juntos en un puñado de actos oficiales, y son muy pocos los acontecimientos familiares que, ya desde antes de la abdicación del rey emérito, han querido compartir. Así, ni don Juan Carlos quiso estar en Atenas para el acto religioso que recordó en la primavera de 2014 el 50 aniversario de la muerte de su suegro, el rey Pablo de Grecia, ni doña Sofía le acompañó semanas atrás a la boda de uno de los hijos de la infanta doña Pilar. De ahí lo destacado de su presencia conjunta en la comunión de la princesa de Asturias o en el funeral por el infante don Carlos, y el enorme interés que ahora despierta en muchos foros el anuncio de su asistencia el sábado próximo como representantes de la casa real de España a los actos más importantes de entre todos los que darán brillo en Estocolmo al 70 cumpleaños de su primo el rey Carlos Gustavo de Suecia.

Celebraciones muy sonadas en un país en el que al rey le han sido perdonados los numerosos pecados que a lo largo de los años se han filtrado a la prensa, al igual que las vinculaciones con el nazismo alemán tanto de la familia de su esposa Silvia Sommerlath como de su propio abuelo el duque Carlos Eduardo de Sajonia-Coburgo-Gotha que fue procesado en Núremberg. De hecho, la familia real sueca continúa siendo altamente popular a pesar de los matrimonios desiguales tanto de la princesa heredera Victoria como de sus hermanos, y en los últimos meses se ha visto animada por el nacimiento del segundo hijo de la heredera y del primer hijo del príncipe Carlos Felipe, que la semana pasada fue presentado a la prensa anunciándose la concesión del ducado de Södermanland a este nuevo príncipe Alexander de Suecia. Los actos previstos darán comienzo en la tarde de hoy lunes con un seminario sobre el Mar Báltico y sus maravillas naturales, seguirán mañana martes con un concierto que las fuerzas Armadas ofrecerán al rey en la capilla del palacio real de Estocolmo, y continuarán el jueves y el viernes con dos grandes recepciones a autoridades, organizaciones asistenciales, e instituciones, y con un concierto de la ópera sueca que tendrá lugar en el Museo Nórdico de la capital tras el cual la familia real recibirá a dignatarios y a los huéspedes reales que ese día llegarán a Suecia desde toda Europa.

Una cena de tiros largos y hermosas joyas

Sin embargo el gran día será el sábado, día del cumpleaños real, cuando ya a las 8 de la mañana se izarán 43 banderas suecas en el Patio de Armas del palacio de Drottningholm. Seguirán un tedeum de acción de gracias en la capilla real, una parada militar, saludos a la multitud congregada ante el palacio, y un almuerzo ofrecido por el Ayuntamiento de Estocolmo con recepción al gobierno en pleno y a los gobernadores provinciales. Pero el colofón será la gran cena de gala que los reyes Carlos Gustavo y Silvia ofrecerán a sus invitados en el Salón de Estado del palacio real antes de salir al balcón para saludar a su pueblo.

Una cena de tiros largos y hermosas joyas en la que ya han anunciado su presencia la reina Margarita de Dinamarca, acompañada de los príncipes herederos y de su hermana la princesa Benedicta; los reyes Harald y Sonia de Noruega con sus hijos; los reyes Felipe y Matilde de Bélgica; y los príncipes Margarita y Radu de Rumania. Aunque otras familias reales no han confirmado aun oficialmente su asistencia, es de esperar que allí acudan también los reyes Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda, los grandes duques de Luxemburgo, y los condes de Wessex en representación de Inglaterra, además de un nutrido grupo de miembros del Gotha europeo entre quienes pueden contarse los reyes Constantino y Ana María de Grecia, los reyes Simeón y Margarita de Bulgaria, o el príncipe Leopoldo de Baviera que es gran amigo del monarca sueco. Pero hasta el viernes pasado la noticia más esperada era la presencia o no en esos actos de una representación de la familia real española, que el palacio de la Zarzuela sólo confirmó a última hora de la mañana de ese día en el momento de subir a la página web la agenda oficial de los miembros de la Casa para toda la semana.

Doña Letizia, poco amiga de los fastos reales

Muchos esperaban que fuesen don Felipe y doña Letizia quienes, como monarcas en ejercicio, marchasen finalmente a Estocolmo, pero será en don Juan Carlos y doña Sofía en quienes finalmente recaerá esa representación. No veremos pues a doña Letizia brillar en medio del esplendor de la corte sueca, pero sabemos que ella no es muy amiga de esos fastos en los que los reyes eméritos si se sienten completamente entre sus pares a pesar de la notoria distancia que a día de hoy existe entre ambos. Diez años han pasado desde la última vez que pudimos ver a los ahora reyes eméritos participar juntos en una gran fiesta de la realeza europea como esta, pues la última ocasión fue curiosamente el 60 cumpleaños de Carlos Gustavo de Suecia en 2006 en la que aparecieron aparecieron con un aspecto distendido y jubiloso y dando imagen de muy buena sintonía.

Una década de problemas y dificultades y por ello, y como es de esperar, su presencia conjunta despertará un gran interés mediático robando protagonismo a todos los demás invitados pues no hay duda de que los medios estarán pendientes de los menores gestos de ambos. Por otra parte, esta será también una buena oportunidad para que la casa real española, sujeta desde hace tiempo a enormes sobriedades en términos de imagen, retome un cierto glamour regio en una corte como la sueca que tanto gusta de ciertos formalismos de otro tiempo, y cabrá ver qué joyas dinásticas decidirá portar doña Sofía que probablemente aún no ha entregado a doña Letizia esas valiosas piezas conocidas en la familia como “las joyas de pasar”.

Ricardo Mateos