Menú Portada
Los príncipes encarnan el afecto de la corona por Cataluña

Don Felipe podría asistir mañana por la noche, y fuera de agenda, a una cena en el palacete residencia del conde de Godó en la elegante avenida de la Reina Elisenda

Febrero 23, 2014

Mientras en Suecia se celebra en estos días el nacimiento de la primogénita de la princesa Magdalena cuyo nombre se desvelará el 2 de marzo, y en Holanda los príncipes de Borbón-Parma informan del nacimiento de la también primogénita del príncipe Jaime llamada Zita en recuerdo de la última emperatriz de Austria-Hungría, en España los príncipes de Asturias despliegan sus actividades oficiales de forma creciente para cubrir el vacío generado por las limitaciones físicas de don Juan Carlos. Una actividad de creciente nivel de representación por parte de don Felipe que deja claro que desde Casa Real se considera como absolutamente innecesaria una hipotética abdicación del rey que, en palabras de alguien muy cercano a la familia real, “sería un mal paso por dejar al príncipe de Asturias a merced de los todavía fuertes coletazos de la crisis económica e institucional actual”.

Porque si hay algo que preocupa a don Juan Carlos en estos momentos son dos cuestiones: el buen nombre y la solidez en el matrimonio de los príncipes de Asturias, y la deriva soberanista en Cataluña que le duele muy profundamente por ser una Comunidad Autónoma que la corona siempre quiso cuidar con un celo particular. Tanto es así que en los círculos de la alta sociedad catalana se rumorea que se arrepiente de haber concedido en 2008 la Grandeza de España a Javier de Godó y Muntañola, conde de Godó y presidente del poderoso Grupo Godó que controla importantes medios de prensa (La Vanguardia, Salud y Vida, etc.), televisión (8TV y Barça TV), radio (RAC1), internet y publicidad que en los últimos tiempos han mostrado un mayor apoyo a las posturas soberanistas en Cataluña.   

En ese contexto el viernes pasado doña Letizia llegaba a Caldas de Malavella, en la provincia de Gerona, para presidir en el Meliá Golf Vichy Catalán las II Jornadas Internacionales de Educación Emprendedora organizadas por la Fundación príncipe de Gerona. A media tarde ya se encontraba de regreso en el palacio de la Zarzuela, tras haber dejado una buena impresión detrás de si pues son muchos los que valoran su conocimiento del catalán y los que, como la hija de un noble catalán, la consideran “muy profesional” aunque a su llegada se encontró con manifestantes de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.
Un viaje muy cuidado y de enorme significación
Entre tanto en el gabinete de prensa del palacio de la Zarzuela Javier Arenas preparaba el viaje de tres días de don Felipe a tierras catalanas, a donde llegó en solitario en la tarde de ayer domingo. Un viaje muy cuidado y de enorme significación, porque más allá de su presencia en la inauguración del Congreso Mundial del Móvil en Barcelona encubre su voluntad de estar cerca de los círculos de poder en Cataluña en las circunstancias presentes. A última hora de esa tarde asistió a la cena de bienvenida al comité ejecutivo de la GSMA y a los miembros de la Fundación Barcelona Mobile World Capital, un ágape para 120 comensales de grandes multinacionales que comenzó a las 7 de la tarde y al que no faltaron el alcalde de Barcelona Jorge Trías, el presidente de la Generalitat catalana Artur Más y el ministro de industria José Manuel Soria.
Hoy lunes don Felipe y el presidente Más presidirán la inauguración del Congreso Mundial del Móvil en el recinto ferial FIRA 2 de Hospitalet de Llobregat, en el que concluidos los actos oficiales permanecerá por su propio deseo de conocer ciertos paneles, conferencias y stands, uniéndosele en la tarde doña Letizia que esta misma noche regresará a Madrid por tener programado un acto oficial para mañana martes en Albacete. El martes el príncipe volverá a la Feria, en este caso al viejo recinto FIRA 1 de Montjuich, para asistir a varias reuniones y al panel auspiciado por ICEX España Exportación e Inversiones.
Y el miércoles todavía se desplazará a Poblet para asistir a la reunión de la junta directiva del bicentenario del nacimiento del general Prim, que tendrá lugar en la Hospedería del Monasterio de Poblet donde también saludará a los monjes de la comunidad cisterciense que cuidan las tumbas de sus antepasados los reyes de Aragón. Durante sus tres días de estancia en Barcelona se hospedará en el Palacete Albéniz, donde hace ya algunos años que no ha dormido ningún miembro de la familia real pero en el que todos ellos descansan y se alojan, aunque sea por unas horas, a su paso por la ciudad.
 
Cena fuera de agenda oficial
 
Pero si la presencia de los príncipes de Asturias en Cataluña es particularmente importante en estos momentos por representar a la corona y la voluntad del rey por el entendimiento, nada nos da mayor medida de ello que la posibilidad de que don Felipe asista mañana martes por la noche, y fuera de agenda, a una cena en el palacete residencia del conde de Godó en la elegante avenida de la Reina Elisenda a la que se dice que asistirán importantes empresarios catalanes que de tanto en tanto se reúnen en las llamadas “Veladas Puente Aéreo”.
 
Un marco excelente para buscar acercamientos, ganar voluntades, dar voz a la corona, y pulsar de cerca la realidad en momentos de tanta crispación, pero algo de lo que el gabinete de prensa de Zarzuela no informa por tratarse de un encuentro off the record. Según nos informan allí “como en otras ocasiones el martes el príncipe mantendrá algunos contactos y recibirá a algunas personas en audiencia”, pero aunque ni confirman ni niegan sotto voce podemos entender que el príncipe no faltará a ese encuentro en casa del poderoso Javier Godó.
 
Ricardo Mateos