Menú Portada

Don Felipe y doña Letizia se limitan a felicitar por Twitter a Garbiñe Muguruza tras su histórico triunfo en el Roland Garros mientras que en años anteriores sí estuvo presente algún miembro de la Casa Real en las finales disputadas por Rafa Nadal

Junio 7, 2016

En años anteriores sí estuvieron presentes en las finales disputadas por Rafa Nadal

garbine roland

Garbiñe Muguruza tuvo que hacer un ejercicio de autocontrol el pasado sábado cuando sonó el himno nacional en la legendaria pista Philippe Chatrier. La hispano venezolana acababa de entrar en la historia del deporte mundial al proclamarse campeona de uno de los Torneos más trascendentes del tenis –Roland Garros-, derrotando a una leyenda viva como Serena Williams. La joven deportista (22 años), miró al suelo y logró contener las lágrimas. Los televidentes, guiados por la costumbre, buscaron algún miembro de la familia Real en el palco. No tuvieron suerte. No había nadie. Ni el rey Felipe VI, ni la princesa Doña Letizia, ni el rey emérito Juan Carlos I, ni doña Sofía.

La Casa Real siempre se ha mostrado muy cercana a los deportistas españoles en las grandes citas: Mundiales, Eurocopas, finales continentales de fútbol y baloncesto y, por supuesto, tenis. Sin ir más lejos, en las dos últimas finales de Roland Garros disputadas por Rafa Nadal (2013 y 2014), hubo representación Real: el entonces príncipe Felipe en la primera y la infanta Elena en la segunda. En esta ocasión la actuación de la Casa Real fue muy diferente: se limitó a desear suerte a Garbiñe vía Twitter antes de la final y a felicitarla por ese mismo medio después del partido. Lo mismo hizo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

¿Cambio de política?

En la agenda de la Casa Real no había para este fin de semana ningún acto en concreto, por lo que parece que apoyar a Muguruza no era una de sus prioridades. Hay dos factores por los que hubiera sido muy importante el apoyo de Felipe VI o de alguno de los suyos. El primero es que estamos hablando del éxito deportivo de una mujer y la ausencia de miembros de la realeza supone un agravio comparativo con respecto a las gestas conseguidas por hombres. Parece lógico que en una época en la que la igualdad de género es tema capital en nuestro país sea el jefe del propio país el primero en dar ejemplo. El segundo también tiene que ver con los prejuicios: hay aún muchos reaccionarios que no ven con buenos ojos que una persona nacida en otro país compita con los colores nacionales y la presencia de la Casa Real hubiera contribuido a cambiar esa irracional opinión.

No sabemos si estamos ante un cambio de política Real llevada a cabo por Felipe VI, pero lo cierto es que este no es un caso aislado. Recientemente, el Sevilla mostró públicamente su malestar por la no presencia del rey en la final de la Europa League. La Casa Real al final enmendó su error “mandando” al don Juan Carlos I. Asimismo, el pasado fin de semana se produjo la muerte del piloto de Moto 2, Luis Salom y la Casa Real utilizó de nuevo Twitter para dar el pésame a la familia del balear.