Menú Portada
EL OSCURO PASADO DEL PRESIDENTE DE LA CEOE (I)
A través de una de las filiales de Marsans, Pullmantur

Díaz Ferrán fue denunciado ante el Juzgado y Hacienda por presunto manejo de dinero negro

Abril 21, 2010

El dinero era sacado de las oficinas del Grupo en metálico, dentro de unas bolsas de promoción de Pullmantur

El auditor José Sevilla, propietario de la sociedad Auditsegar SL: “No puedo aceptar declarar unos beneficios de 150 millones de pesetas, cuando quedan más de 1.000 millones de pérdidas de ejercicios anteriores (…)”


Corría el año 2003. Eran otros tiempos, tiempos de bonanza económica, tiempos de Gobierno con mayoría absoluta del PP liderado por Jose María Aznar. En aquel año, Gerardo Díaz Ferrán, actual presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), fue denunciado por un presunto manejo de dinero negro y maquillar la contabilidad de sus empresas, cuando por entonces era presidente de la Confederación Empresarial Independiente de Madrid (CEIM), consejero de Caja Madrid, vicepresidente primero de la Cámara de Comercio y propietario del Grupo Marsans, que englobaba a unas 70 empresas de transportes, ocio y viajes. Así se deduce del procedimiento que se tramitó en su día en el Juzgado de lo Social nº 27 de Madrid (autos 208/2003) por la reclamación económica de uno de los ejecutivos de su grupo.

Éste interpuso la mencionada demanda en febrero de 2003 en reclamación de la cantidad de 52.684 euros por atrasos e incentivos que se abonaban extra salarialmente; es decir, con “dinero B”. El presidente de la CEOE declaró como testigo ante la magistrada Esther Lobo, bajo la advertencia de proceder contra él por un delito de desobediencia a la autoridad al no presentarse a declarar la primera vez que fue citado. Tras la declaración de Díaz Ferrán, el abogado del ex ejecutivo, Juan Parejo Pablos, solicitó que se dedujera testimonio de la misma para interponer una querella criminal contra el presidente de la CEIM por falso testimonio en relación con el presunto pago de dinero negro en este grupo de empresas.

Manejar, aparentemente, “dinero negro”

Según los documentos y las cintas magnetofónicas a las que ha tenido acceso extraconfidencial.com, Díaz Ferrán y sus colaboradores cometieron presuntas irregularidades contables, como manejar aparentemente “dinero negro” para pagos muy diversos (obras, gastos de presidencia, etc..) y ocultar pérdidas en la contabilidad capitalizándolas. Estos documentos pasaron en su día a poder de la Agencia Tributaria, que comenzó a realizar una investigación exhaustiva al Grupo de empresas de Díaz Ferrán y de su socio Gonzalo Pascual, entonces presidente de la Compañía Aérea Spanair, por un posible delito contra la Hacienda Pública. También las denuncias obraron en poder del Banco de España, la Dirección General de Seguros y el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, cuyo presidente, José Luis López Combarros, solicitó información complementaria al respecto. 

Por ejemplo, según se recoge en estos documentos aportados en su día a la Justicia, “en todos los circuitos de autocar por Europa y España, los clientes son acompañados por un guía turístico, que en cada ciudad realiza excursiones, cuyos ingresos a la liquidación en Madrid, en las oficinas de la calle Orense, nº 16, 1ª, no se ingresan en la contabilidad oficial de la empresa (…) el dinero pasa a la Dirección General, que lo ingresa en la caja de seguridad nº 16 del BSCH, sucursal de la Plaza de Canalejas en Madrid, contrato número 12.625”.

Aumentar resultados positivos

También se indica que “el director general de Pullmantur, Alfonso López, aumenta los resultados positivos, comunicados al Consejo de Administración, que en los últimos seis años han supuesto más de 6.000.000 euros (1.000.000.000 de las antiguas pesetas)”. Aunque inicialmente este hecho no afecta a la Agencia Tributaria, si lo es cuando los gastos activados se consideran gastos deducibles en siguientes ejercicios.

A la denuncia se incorporaron en su día las cartas del auditor de la empresa, José Sevilla García-Prieto, que pesar de firmar sin salvedades los informes de auditoría presentados en el Registro, envió misivas al director general de Pullmantur comunicándole los hechos denunciados y los posibles riesgos fiscales. Por ejemplo, en una de ellas, fechada el 5 de abril de 2001, se puede leer del auditor José Sevilla propietario de la sociedad Auditsegar SL: “No puedo aceptar declarar unos beneficios de 150 millones de pesetas, cuando quedan más de 1.000 millones de pérdidas de ejercicios anteriores (…).No parece de recibo declarar estos beneficios para pagar a Hacienda Pública un impuesto de 52,7 millones de pesetas, sin ajustes positivos-negativos a Base Imponible. Por otro lado, tenemos una contingencia fiscal importante, ya que estamos considerando como gastos, partidas cuyo devengo se produjo en ejercicios anteriores y que no tienen la consideración de gasto fiscal ante una Inspección de Hacienda (…) estos temas, por su importancia, debemos tratarlos directamente”. Varias fueron las reuniones que ha mantuvieron en su día el auditor con Díaz Ferrán para limar asperezas.

Juan Luis Galiacho