Menú Portada
La Junta de Aerolíneas Argentinas que se celebra hoy no aprobará el Balance Económico de 2007

Díaz Ferrán, de los nervios

Octubre 13, 2008

Jiménez Aguilar, destituido, sigue de baja y el presidente de la CEOE no puede renovar la Junta de la CEOE

pq__ferran-aguilar.jpg

Todo lo tenía previsto, dicen que es un genio de la maquinación. El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, Gerardo Díaz Ferrán, destituía a su “numero dos”, Juan Jiménez Aguilar, con la intención de renovar la Junta Directiva y poder imponer sus tesis. Su gozo en un pozo. El todavía hoy secretario general de la CEOE sufría un desmayo tras recibir un caluroso y afectuoso aplauso de sus compañeros de Confederación. Un amago de infarto que le mantiene de baja en su domicilio y que impide a su “todopoderoso” jefe destituirle y nombrar a su equipo, al estilo Mariano Rajoy. Los que le tratan aseguran que “está de los nervios. No está acostumbrado a perder o a que no salgan las cosas como él había previsto”.
Lo cierto es, y hay que reconocerle, su envidiada habilidad para llevarse bien, tanto con los gobiernos del PP, como los del PSOE. Por ejemplo, el de José María Aznar le concedió 300 millones de dólares a fondo perdido para la compra de Aerolíneas Argentinas (causa que instruye el Juzgado de Instrucción nº 35 de Madrid desde hace más de cuatro años y de la que ha informado profusamente este periódico).

Del PP al PSOE, pasando por la CAM

El de Rodríguez Zapatero, en plena crisis, ha abogado por la teoría de Díaz Ferrán de ejecutar “un paréntesis” en el libre mercado para atajarla y además, no ha instado a Hacienda a investigar por el presidente de la CEOE, co-propietario de Viajes de Marsans dejó de declarar más de 100 millones. Entre tanto logró alzarse a la presidencia de la Cámara de Comercio de Madrid apoyado, entre otros, por la presidenta Esperanza Aguirre. “Un auténtico camaleón político”, aseveran admirados los que le siguen. Es decir, amigo del mayor enemigo de Aguirre.
Pues más de los nervios, si cabe, se pondrá Gerardo Díaz cuando hoy constate que la Junta de Accionistas de Aerolíneas Argentinas no aprobará el Balance económico correspondiente a 2007, con lo cual, el acuerdo entre el Estado argentino y Viajes Marsans no podrá rubricarse. ¿Por qué? Por la Auditoria General del Estado gobernado por Cristina Kirchner, que reclama las auditorias para dar su visto bueno y la empresa encargada, Price, se niega hasta que no disponga de inmunidad penal.