Menú Portada
Otros bancos españoles rechazaron la propuesta por cuestión de horarios

Deutsche Bank ficha por el Registro Mercantil de Madrid

Diciembre 30, 2008

El pasado mes de agosto el gobierno de Rodríguez Zapatero anunció una reducción de aranceles a notarios y registradores de un promedio de un 20%, medida que no gusto nada a sus trabajadores cuyos salarios con un gran componente variable depende de lo que cobran por cada operación y que llevó al Gobierno a paralizar esta medida. Mientras Deutsche Bank ha conseguido la cuenta de registradores asumiendo las exigencias de horario que otros bancos no estaban dispuestos a acertar.

pq_670_registro_mercantil_madrid.jpg

En pleno verano, cuando aún la palabra “crisis” era un tabú, Rodríguez Zapatero sorprendió anunciando un descenso en los aranceles de notarios y registradores de entorno a un 20%. Esta medida encontró una dura respuesta por parte de los trabajadores implicados, ya que a esta rebaja hay que añadir la caída en picado de las principales operaciones gravadas con aranceles como son la compra/venta de inmuebles. Así, la presión que han ejercido estos profesionales y la amenaza de huelga de sus empleados llevaron al Ejecutivo a paralizar un plan que afectaba a cerca de 20.000 puestos de trabajo.

El proyecto de Real Decreto, con el que los Ministerios de Economía y Justicia daban cumplimento al mandato que el Gobierno les impuso en agosto había sido censurado por estos profesionales por considerar que suponía “ofrecer servicios muy por debajo de su coste”, Asimismo, estiman que su entrada en vigor agravaría la situación ya de por sí complicada. Esta medida afectaba a trabajadores de todas las escales, Gustavo Lobeto, secretario general de Sioya (Sindicato Independiente de Oficiales y Auxiliares de los Registros de la Propiedad y Mercantiles de España), manifestó tras la paralización del proyecto que “era una buena noticia que nos da tranquilidad” otros representantes opinaban igual ya que calculan que en estos momentos los despachos de los registradores y los notarios están sufriendo un descenso de documentación de más del 50% (en algunos casos casi del 80%) lo que incide directamente en la retribución de los oficiales y auxiliares de sus oficinas.

La decisión del Ejecutivo de paralizar la rebaja del arancel ha sido muy bien acogida en el sector puesto que, según denunciaron Sioya y Feapen, ponía en peligro “de muerte” cerca de 20.000 puestos de trabajo en el sector, y es que gran parte de las retribuciones desde un auxiliar administrativo a un registrador son variables y por tanto dependen de volumen de trabajo y precio del arancel.

El fichaje de Deutsche Bank: cuestión de flexibilidad

Dentro de esta nueva dinámica que ha generado la crisis, con la caída no sólo de operaciones de compra/venta si no también de constitución de sociedades, ampliaciones de capital y un largo etcétera, los registradores han cambiado de entidad financiera colaboradora para realizar las transacciones que genera su trabajo diario a Deutsche Bank. El banco alemán se ha impuesto a otras entidades financieras principalmente por adecuarse a las necesidades horarias de los registradores, trabajando no sólo por la mañana hasta las dos de la tarde, también por las tardes de 16:00 a 18:00 y sábados por la mañana.
En la actualidad trabajan 4 trabajadores de la entidad adecuando los nuevos sistemas de trabajo pero en el corto plazo se elevará la plantilla otros dos trabajadores. La flexibilidad del gigante alemán de las finanzas le está permitiendo ganar concursos de relevancia.

Tras la fusión de Argentaria con el BBV en 1999, Correos perdió la entidad financiera de propia de referencia que había sido Caja Postal desde su fundación en 1916 hasta su incorporación en Argentaria en 1991. Por eso, el Estado español sacó a concurso público en 1999, la explotación de los servicios financieros de la red postal, con el objetivo de encontrar para dicha actividad un socio bancario a la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, este concurso lo ganaría Deutsche Bank. El resultado fue un acuerdo estratégico de distribución de productos y servicios financieros del Grupo Deutsche Bank a través de las Oficinas Técnicas de Correos y Telégrafos.

En 2006 se dio un paso más para reactivar e intensificar la colaboración que mantienen y crear BanCorreos, una nueva marca a través de la que la sociedad postal pública buscaba elevar su actividad bancaria. El acuerdo alcanzado entre Correos y la entidad contemplaba la ejecución de sustanciales inversiones hasta 2010, fundamentalmente destinadas al desarrollo de productos bancarios que se comercializarán a través de la red de 1.800 oficinas de Correos.