Menú Portada

Deulofeu refuerza a Lopetegui y da a España una victoria de prestigio

Marzo 29, 2017
France's Layvin Kurzawa, 2nd right, reacts as Spain's scorer David Silva, 2nd left, and his teammate Gerard Deulofeu, left, celebrate the opening goal during the international friendly soccer match between France and Spain at the Stade de France in Paris, France, Tuesday, March 28, 2017. (AP Photo/Christophe Ena)

Tuvo que ser uno de los chicos de Lopetegui. El seleccionador nacional, empeñado en construir la absoluta con los cimientos que él mismo ha probado en las inferiores, salió airoso de una complicada prueba en Saint Denis. Deulofeu le reforzó en su idea. Lopetegui encontró la coartada perfecta para convocar al extremo catalán: se estaba saliendo en Milan. Bien, en sólo 20 minutos desequilibró el choque y demostró que, a día de hoy, pocos pueden resultar tan determinantes como él. Parece que por fin se ha puesto las pilas y eso es una buena noticia para todos.

Y es que fue salir al campo y aprovechar su ímpetu para forzar un penalti que luego Silva transformó. Aquí no hubo VAR (Videoarbitraje) y menos mal -para nosotros-, porque sí, existió un mínimo contacto entre Koscielny y Deulofeu, pero se puede decir que el oficio de Gerard y la escuela italiana de arte dramático tuvieron más peso. Para ese entonces la tecnología había anulado un gol por fuera de juego a Francia. Más tarde lo que haría sería dar por válido un tanto en principio anulado a España del propio Deulofeu. Se tienen que pulir ciertos detalles, pero esa es la idea: utilizar este sistema únicamente para las jugadas totalmente objetivas (goles fantasma y fueras de juego). Lo peor para el aficionado es el tiempo que se pierde. Te da tiempo a celebrar el gol, a indignarte porque te lo anulan y a volver a celebrarlo cuando ya no te quedan ni ganas para eso. Lo peor para los colegiados es que sus vergüenzas pueden ser completamente públicas. En el choque entre Francia y España, sin ir más lejos, el partido se paró en dos ocasiones. En las dos habían fallado los árbitros.

Buenas sensaciones de la selección

Fue un buen partido de la selección ante un rival complicado. España se encontró a una Francia muy ‘simeonizada’ (dos de sus puntales, Griezmann y Gameiro juegan en el Atlético). Los de Deschamps apuestan por el fútbol directo y por el contragolpe. Eso, unido a las excelsas condiciones físicas de la mayor parte de sus futbolistas, lo hacen un combinado realmente competitivo. Pero jugar ante España con sólo 3 centrocampistas termina pasando factura, tarde o temprano. Más si uno de ellos es Rabiot, en teoría el mejor dotado pero en la práctica un cúmulo de imprecisiones ofensivas y desajustes defensivos.

Los de Lopetegui empezaron con un juego muy frontal, tocando un registro con el que no se habían apenas atrevido hasta ahora. Paulatinamente se hicieron con la posesión y comenzaron a abrir el campo hasta llegar a dominar por completo el choque. Francia esperaba y sacaba el aguijón con una velocidad casi demoníaca. El guion era el previsto.

Pero en la segunda parte Francia se enchufó, en gran parte porque Rabiot se marchó del campo y entró Bakayoko para añadir más intensidad. Después de quince minutos en estado de shock, Lopetegui movió ficha tirando de Silva y Thiago. La cosa se asentó. Y cuando parecía que la parsimonia se había adueñado de nuevo de la selección, apareció Deulofeu. Es el mejor embajador de Lopetegui. Fue, contra pronóstico, el gran protagonista de la noche. Algunos esperaban otro nombre en el pedestal. Un tal Mbappé. No hizo gran cosa, por cierto.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99