Menú Portada

Destinos dispares para Alonso y Sainz en la carrera de Singapur: Alonso no acabó y Sainz consiguió puntos pero hubo controversia

Septiembre 21, 2015
alonso singapur

No hubo caras largas en la expedición española al final del Gran Premio de Singapur, pero ninguno de los dos pilotos en pista salió del todo satisfecho tras su participación asiática. Fernando Alonso se mostró esperanzado durante todo el fin de semana con el sorprendente buen tono mostrado por su McLaren-Honda durante los entrenamientos libres. En los Libres 2 del viernes colocó su monoplaza a apenas ocho décimas del mejor tiempo del día y esto es una cota temporal nunca alcanzada este año. Cierto es que los Mercedes, los que marcan la pauta todo este 2015 fallaron, pero el sábado por la mañana volvió a colocar su coche en la zona de puntos durante los Libres 3.

Muchos observadores ya veían al asturiano puntuando claramente en carrera y el piloto se mostró esperanzado en recabar puntos a pesar de clasificar decimosegundo. Su participación comenzó de una forma más que correcta, y viajaba noveno, en zona de puntos favorecido por los abandonos de Lewis Hamilton y Nico Hulkenberg, cuando un sensor de temperatura alojado en su caja de cambios comenzó a enviar señales alarmantes. La escudería decidió detener el coche para prevenir males mayores e igual destino le tocó vivir minutos después, y por la misma razón, a Jenson Button.

Una pretemporada más para Alonso

Nuevo descalabro en Woking que dejaron pasar una oportunidad excelente de puntuar cuando pocas veces antes lo habían tenido más a su favor. Alonso se mostró positivo al acabar la prueba y afirmó que quería concentrarse en la siguiente cita del calendario, el Gran Premio de Japón, país donde Honda no quiere fallar por nada del mundo, pero lugar al que llegan con un bagaje de abandonos casi equivalente al número de carreras terminadas. Los componentes de McLaren hablan de que este año no se trata más que de una pretemporada de 2016, pero llama la atención que el año esté acabando y los problemas de fiabilidad, que son los primeros que se acometen para darles solución, sigan corroyendo la imagen del segundo equipo más laureado de la parrilla. El problema no es que sus coches no corran, sino que es no son capaces ni de acabar carreras. Que desastre.

Sainz solo contra el mundo

El caso de Carlos Sainz fue otro. Piloto serio y trabajador donde los haya acabó en los puntos tras conseguir un meritorio noveno puesto tras no pasar de la Q2 y partir desde parrilla en decimocuarta posición. El madrileño avanzó cinco puestos mientras que su compañero Max Verstappen, que se mostró algo más rápido que él durante todo el fin de semana, acabó exactamente en la misma posición que arrancó su carrera, octavo.

carlos sainz jr

La controversia llegó cuando, a pocas vueltas del final, el holandés acosaba al Force India de Checo Pérez con energía pero sin ritmo ni neumáticos para poder adelantarle y de hecho no le adelantó al caer la bandera. Max recibió la orden por radio de su ingeniero de pista, Xevi Pujolar, de ceder su posición a Sainz con la idea de que Carlos, dotado de neumáticos en mejor estado, fuera el encargado de dar caza al piloto mexicano y que el equipo pudiera embolsarse los puntos de esa séptima plaza. Verstappen se negó en redondo, así lo mostró de manera clara y rotunda en sus comunicaciones por radio.

Al acabar la carrera Sainz se mostró tranquilo pero contrariado porque a él le han dado esa misma orden en tres ocasiones en lo que va de año y siempre las ha acatado. Preguntado por esto, Franz Tost, director de Toro Rosso respondió “que todo estaba bien y que Max hizo bien en negarse. No dio ninguna explicación acerca de por qué en carrera le dieron esa orden al piloto.

Los seguidores de Verstappen entienden que el hijo de Jos hizo bien al hacer caso omiso lo que su equipo le pidió y eso es “gesto de Campeón”, pero les parece bien que el español acate las órdenes sin rechistar. Esto crea una situación confusa y tensa dentro del seno de la escudería italiana: ¿quién manda más, el piloto, su ingeniero de pista? ¿Qué piloto puede discutir las decisiones del equipo y cuál no? Y genera varias preguntas espinosas que en la cabeza de muchos harán resonar viejas canciones relacionadas con favoritismos ya oídas en el seno de Red Bull.

Tost es uno de los jefes de equipo más inteligentes y debería aclarar esto cuanto antes tanto a nivel interno como externo. No es la primera vez que ocurre, ni será la última, pero no es que todos quieran correr con ventaja, sino que nadie quiere que le tomen por el pito de un sereno. De momento, nadie tan sereno como el tercer piloto español, Roberto Merhi, al que volveremos a ver subido en su Manor en el Gran Premio de Rusia, apeado hasta entonces con la llegada del adinerado Alexander Rossi. Es lo que tiene correr como rookie sin poner dinero, tampoco decides cuando poder adelantar… ni subirte.

José M. Zapico

@virutasf1