Menú Portada

Despidos y nervios en AUSBANC: el “chiringuito” de Luis Pineda, al borde del caos tras el inicio de investigación de la Audiencia Nacional por presuntas prácticas de extorsión

Abril 15, 2016
Pineda

Cuándo las cosas no van bien, Luis Pineda Salido, presidente de AUSBANC, no duda en perjudicar al eslabón más débil de su organización, su personal. Ya ocurrió hace años, cuando los planes megalómanos de crear un periódico semanal se truncaron por la expulsión del Registro de Asociaciones de Consumo y el fiasco en el caso Forum-Afinsa. Entonces le costó el trabajo a muchos de sus trabajadores, especialmente en la rama editorial de AUSBANC. Desde hace unas semanas volvió el fantasma de los despidos y, para sorpresa, en trabajadores con una larga trayectoria dentro de los negocios de Luis Pineda. Esta acción que generó dudas e incertidumbre dentro del “Chiringuito” asociativo de Luis Pineda –denominación avalada por sentencia del Tribunal Supremo de 2012-, ha tenido una respuesta en la mañana de ayer miércoles, cuando distintos medios de comunicación informaban sobre la investigación en curso por parte de la Audiencia Nacional sobre AUSBANC y el sindicato Manos Limpias, liderado por Miguel Bernard, por presuntas prácticas de extorsión al presentar querellas contra personas, empresas e instituciones y luego cobrar dinero por varias vías por retirar las acciones jurídicas emprendidas.

La teoría de la conspiración…. de nuevo

La respuesta de Luis Pineda tampoco ha sorprendido. De nuevo se escuda en una teoría de la conspiración. A través de una tediosa carta de cinco páginas remitida a distintos medios de comunicación,  señala que “cualquiera podría pensar que estoy relatando una ‘teoría de la conspiración’ y que todos estamos sujetos a investigaciones e inspecciones” y utiliza como argumento que existe intencionalidad en que se le cita “personalmente por la Hacienda Pública precisamente el día en que tengo que comparecer en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea: el 26 de abril”. Según Pineda, la razón principal es que AUSBANC pide la devolución de las cantidades cobradas por las cláusulas suelo ante este Tribunal Europeo y que esta tesis es la contraria a la que defiende el Estado, que habría puesto toda su maquinaria de Hacienda y Fiscalía en su contra.

El problema es que este tipo de historias no son nuevas. Como ya informó Extraconfidencial.com, cuando en 2014 se decide expulsarle del Registro de Asociaciones de Consumo, optó por no recoger las comunicaciones que recibía y cómo ya no iba a tener derechos a subvenciones (de las que recibió miles de euros durante años), declarar en un comunicado para “pedir públicamente que desaparezcan las subvenciones a Asociaciones de Consumidores” y anticiparse a la publicación en el BOE de una expulsión que ya conocía.

Como dato anecdótico, la infumable misiva de logros y conspiraciones que ha mandado Luis Pineda está fechada el 4 de abril y medios como el diario ABC ha informado que la recibió el martes 12 de abril ¿Tarda tanto en recibirse una carta o más bien buscan hacer creer que se envió una semana antes de cuándo se hizo en realidad?

¿Seguirá el Banco Santander amparando los negocios millonarios de AUSBANC?

Abrir alguna publicación de la revista AUSBANC, del periódico mensual Mercado de Dinero o de la publicación trimestral El Club de la Vida Buena, les sumergirá en una realidad difícil de justificar. En plena crisis de los medios de comunicación tradicionales, estos tres medios, desconocidos para casi todos los ciudadanos, son una “fiesta” de publicidad, llenos de páginas completas de anuncios. Todo ello llevó a que en 2014, AUSBANC Empresas, cerrara con un crecimiento espectacular de beneficios y en el que destaca la omnipresente presencia de patrocinio y publicidad del Banco Santander ahora regido por Ana Patricia Botín. Una entidad, en la que -con motivo del lanzamiento de la campaña “Queremos ser tu Banco”-, Luis Pineda no dudó en afirmar, en una de sus columnas de opinión de sus publicaciones: “Todos al Santander, maricón el último”. Una frase que pasará a la historia.

En 2002, Luis Pineda Salido subdividió su negocio en  dos partes: AUSBANC Empresas, para gestionar todos sus negocios de medios de comunicación y publicidad principalmente. Y una segunda, AUSBANC Consumo, que buscaba continuar con los beneficios de las subvenciones por ser Asociación de Consumidores y por tanto no podía obtener dinero de las empresas contra las que teóricamente luchaba en defensa del consumidor. La triquiñuela le sirvió por poco tiempo, pero la estructura continúa y con resultados espectaculares.

En 2014, último año con cuentas presentadas, la facturación de AUSBANC Empresas creció de forma espectacular. Si en 2013 facturó por 5,54 millones de euros, en 2014 creció hasta los 6,51 millones. Gracias a ello, la citada sociedad pasó de unas pérdidas de 7.936 euros en 2013 a declarar un beneficio, después de impuestos un año después, de 449.026 euros. Todo ello en un Balance en el que destacan más de 1,6 millones en inversiones en “empresas del grupo y asociadas” tanto a largo y corto plazo. Un entramado al que la Justicia y Hacienda han puesto sus ojos ante unas sospechas más que razonables.