Menú Portada

Desmedidas críticas para la selección española sub 21, la única que se ha atrevido a evolucionar su estilo

Julio 3, 2017
celades sub21

En las últimas horas he leído multitud de análisis oportunistas y críticos en exceso en relación al papel de la selección española en el Europeo Sub 21, sobre todo focalizados en la final. ¿Habría pasado lo mismo si Ceballos o Deulofeu hubieran marcado gol durante el asedio español de la segunda parte? Posiblemente no. Lo cierto es que Alemania fue -a los puntos- mejor que España, pero no hubo ningún baño táctico ni nada similar. Sí, el combinado nacional lo pasó mal en la primera parte, ahogado por la presión alemana, que no se limitaba únicamente a la salida de balón, sino que se extendía a prácticamente todo el campo.

Algunos achacan la derrota a la imposibilidad de España de poder sacar el balón jugado desde atrás. El equipo de Celades no tiene esa necesidad y utiliza con mayor frecuencia que los mayores el recurso del balón en largo. El verdadero problema vino en la forma de defender de los alemanes, con ayudas permanentes y varios jugadores alrededor del poseedor del balón. Ahí también pesó el plano físico. Además, cuando perdían el esférico presionaban de nuevo para recuperarlo, cercenando de raíz cualquier opción de contragolpe de los españoles. No se engañen, este equipo no es el tiki taka, es la velocidad, la verticalidad y el contragolpe. Y Alemania supo tenerlo a raya en la primera parte. Y en los quince minutos en los que apretó más sobre la meta de Kepa hizo su gol, en un marcaje quizás demasiado pasivo por parte de Vallejo y con un remate realmente imparable para Kepa.

En la segunda parte, después del primer cuarto de hora, las tornas se voltearon y España pasó a tener la posesión del balón y a volcarse en pequeñas oleadas sobre el marco germano. Así llegaron varias buenas ocasiones de gol, entre las que destacaron las de Deulofeu (no le vi tan mal como todos dicen) y Ceballos. La selección sub 21 compitió de tú a tú en la segunda parte. Intentó marcar gol y Alemania se defendió. No hubo más que eso. Fue un partido, en líneas generales, igualado. España pudo llegar a la prórroga pero terminó perdiendo. No hay mucho más drama.

Evolución del estilo

Más allá de lo acaecido en la final, el torneo de Polonia nos deja muy buenas sensaciones. Parecía que de unos años hasta aquí la obligación para cualquier selección española era la de abandonarse al toque, por muy estéril que este fuera. Celades ha mantenido la esencia pero ha introducido otras variables interesantes. El balón sigue siendo protagonista, aunque de otro modo. Esta selección española sub 21 se siente más cómoda esperando y saliendo rápido. Jugadores tiene para ello: Asensio, Saúl o Deulofeu son futbolistas idóneos para un estilo más vertical y letal. Hay quien también le achaca a este equipo el excesivo uso de las individualidades. Lógicamente, un fútbol más directo implica un porcentaje mayor de jugadas individuales: conducciones largas, velocidad, desborde y regate. No creo que fuera demasiado inteligente cortarle las alas a Asensio o Saúl, por ejemplo.

Como no podía ser de otra manera, también hay aspectos a mejorar. La defensa se ha mostrado especialmente frágil en el torneo y esto no encaja demasiado bien con el estilo antes descrito. Si tienes menos el balón, te van a atacar más, por lo que tu defensa ha de ser contundente y nunca dubitativa. En este Europeo las actuaciones de Kepa han salvado a España de males mayores. Asimismo, también es cierto que a veces España no ha funcionado como bloque, quizás, precisamente, por la dificultad que entraña entrenar como equipo de cuando en cuando. Sea como fuere, lo afectados que estaban los jugadores tras la final demostró el espíritu competitivo y de unión que tiene esta escuadra.

En conclusión, Celades ha construido un equipo diferente a lo que nos tenían acostumbrados las diferentes categorías de la selección. Es admirable viniendo de un hombre de la casa, que ya ha entrenado a otros combinados como el Sub 16 o Sub 17. Que haya una evolución siempre es positivo. Este Europeo nos deja más cosas buenas que malas.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99