Menú Portada
La mudanza de 96 trabajadores a un inmueble de la madrileña calle Almansa comenzó el pasado 14 de enero

Desbarajuste, descoordinación e imprevisión en la AECID tras el traslado de parte de su personal a otro edificio

Enero 28, 2008

Muchas necesidades del histórico recinto de Moncloa están desatendidas y faltan Ayudantes de Gestión y Servicios para las diferentes dependencias
 
Las vacaciones del Portero Mayor han coincidido con el traslado de todos los responsables de personal, quedando incomunicados numerosos trabajadores
 
Varios cambios de dependencias no han sido realizados por falta de notificación oficial, generando protestas entre los funcionarios afectados.
 
Pese al “deseo” manifestado en su día por la vicesecretaria Beatriz Morán de crear una Administración Electrónica, la antigua AECID prefirió tirar a la basura una partida de ordenadores a dotar de intranet a sus ordenanzas

pq__PAJÍN.jpg

La Agencia Española de Cooperación Internacional y para el Desarrollo (AECID), está de mudanza. Parece que el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, quiere centralizar todas las unidades en una única dependencia. Pero las prisas por el traslado han dejado al descubierto algunas –quizás demasiadas- carencias. El reciente traslado de 96 funcionarios de este organismo a unas nuevas dependencias en la madrileña calle Almansa ha sido la gota que colmó la paciencia y tranquilidad de los trabajadores.
Más de cuatro meses después de lo previsto, y sin que la instalación telefónica e informática de las nuevas estancias haya sido completada, diferentes unidades han cambiado sus dependencias. Se trata de los departamentos de Informática, Gestión Económica, Vicesecretaria, Personal, Nominas y Servicio Exterior. Nos cuentan que “al trasiego de paquetes, archivos, cajas y embalajes, se ha sumado el desbarajuste organizado en las diferentes dependencias por la imprevisión administrativa. Cuatro Ayudantes de Gestión han salido hacia el nuevo destino mermando más una plantilla de por sí máximamente deficitaria”. Desde hace varios años, las administraciones suplen a estos antiguos ordenanzas con contratos de suplencias y asistencias técnicas. Se trata de un cuerpo a extinguir, cuyas labores futuras serán desempeñadas por subcontratas.
Al parecer, en la AECID, millonaria para sufragar distintos proyectos muy loables, falta personal y en ocasiones algunos deben cubrir simultáneamente el trabajo de hasta tres personas. A esta escasez, se suma la carencia absoluta de información y posibilidades de comunicación. Algo que se ha hecho evidente recientemente y que ha generado diferentes e-mails protestando por la falta de servicios en sus dependencias. Algunos han sido “trasladados” y cambiados de puesto. En concreto, en una reciente reunión la Jefa de Personal tan sólo se limitó a decir que sería “pronto”. Sin embargo, ella también ha cambiado de inmueble y los nuevos ajustes no han sido comunicados oficialmente a sus destinatarios.
 
Sólo algunos “privilegiados” con esta categoría trabajan de forma inamovible en diversos despachos y ajenos al déficit del resto de sus compañeros.
 

Nueva petición por parte de los trabajadores “incomunicados”

Según la documentación en poder de extraconfidencial.com, ya se han producido protestas por la carencia de Ayudantes de Gestión y Servicios Comunes en algunas secciones. Este traslado coincidió con la ausencia por permiso de uno de estos escasos trabajadores y la enfermedad del padre de otro. Un permiso que, según explicó el interesado, no pudo comunicar a ninguno de sus jefes “aunque quedó por escrito en una carpeta” porque el Portero Mayor esta de vacaciones y todos sus superiores se han trasladado de inmueble. Aunque, no obstante, ante esta “indigencia” si notificó a su compañero de planta.
Una vez más el pasado mes de febrero, los trabajadores afectados por esta carencia remitían al Comité de Empresa un escrito, solicitando las herramientas indispensables para suplir su carencia informativa y comunicativa y recordando el anterior silencio administrativo de la Vicesecretaria General. En este escrito, solicitan al órgano representativo de los trabajadores “que tome las medidas que se consideren más oportunas para proveer al citado grupo profesional de las herramientas necesarias que les aseguren el mismo grado de información-comunicación que el resto de los trabajadores de la AECID”
 

Conserjes que no se enteran de nada

Ellos son los responsables del reparto de la correspondencia y material y de guiar a los visitantes de las diferentes dependencias, entre otras funciones. Sin embargo, según ha sabido extraconfidencial.com, “no se enteran de nada” y carecen de todo tipo de información y comunicación. Desconocen los ceses y nuevas incorporaciones, la presencia de becarios y nuevo personal en las estancias de su responsabilidad, carecen de comunicaciones oficiales con funcionarios y superiores y de cualquier tipo de información. No tienen posibilidad de consultar el Boletín Oficial del Estado, convocatorias de acción social, notas informativas sindicales, modificaciones laborales, reuniones informativas de la dirección… “Su participación en la dinámica laboral de la AECID es nula o inexistente. Están absolutamente incomunicados y muchos documentos oficiales ruedan de una planta a otra sin rumbo fijo durante varios días e incluso semanas en la búsqueda de sus destinatarios. Son los antiguos ordenanzas, actualmente denominados “ayudantes de gestión y servicios comunes”, aseguran fuentes consultadas por este periódico.
Una necesidad que contrasta con la de al menos dos funcionarias del máximo organismo de la Cooperación Española, quienes a pocos años de su jubilación, declinaron en su momento “aprender informática”, y a día de hoy aún continúan redactando sus documentos con maquina de escribir eléctrica.
 

Petición de ordenadores por parte de los trabajadores y silencio administrativo

Hace más de dos años, en septiembre de 2006, que todo el personal afectado remitió un escrito a la vicesecretaria General, Beatriz Morán, que nunca tuvo respuesta. En este documento al que ha tenido acceso extraconfidencial.com, alegaban “la necesidad para el correcto desempeño de sus labores de tecnología informática y conexión a la intranet oficial” Sin embargo, la mencionada alto cargo-pariente del ex ministro de Asuntos Exteriores Fernando Morán- se ha opuesto siempre entre bastidores a semejante concesión. Su rechazo ha llegado hasta tal punto de rehusar la oferta que en su día le planteó un responsable de informática, José Capdevilla, de la propia AECID para instalar ordenadores retirados de despachos “en las mesas de los ordenanzas”. Un material que prefirió mandar al cubo de la basura antes que reciclarlo entre su propio personal, según explicaron a este periódico fuentes sindicales.