Menú Portada
La oposición insta otra vez al TSJM a que ejecute la sentencia de la Ciudad del Fútbol

Denuncian connivencia entre la RFEF y el alcalde de Las Rozas para eludir la justicia

Marzo 19, 2009

El PSOE de Las Rozas ha vuelto a dirigir un escrito al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) para que el alto tribunal madrileño obligue al Ayuntamiento de esa localidad a ejecutar la sentencia del 6 de octubre de 2004 por la que la propiedad de la conocida como Ciudad del Fútbol, sede de la Federación Española de Fútbol (RFEF), revirtió al municipio, sin que ello haya tenido ningún efecto en la situación la finca, que sigue ocupada y aprovechada por la Federación en perjuicio de los vecinos.

pq__villar_balon.jpg

El nuevo escrito de los representantes legales del PSOE tiene fecha 10 de marzo y es el alegato contra el presentado por el Ayuntamiento el 26 de enero ante el TSJM como respuesta a su vez a un auto judicial en el que se pedían pruebas fehacientes del cumplimiento de la sentencia, como publicó Extraconfidencial.com el 27 de febrero. Según los abogados del partido de la oposición en el Consistorio roceño, “de considerar ejecutada la sentencia se habría permitido a la Administración actuar con ABSOLUTA IMPUNIDAD, pues en ningún caso se ha producto el real y efectivo cumplimiento de la sentencia firme dictada por la Sala”.
El escrito continúa diciendo que “el Ayuntamiento en clara connivencia con la RFEF, ha venido adoptando aquellas medidas que les permitiera llegar el objetivo final, como es mantener impunemente la situación creada con la cesión gratuita declarada nula por el Tribunal al que me dirijo. De esta forma, con la adopción de actos meramente formales y ficticias, y utilizando a modo de justificación una serie de argumentos como la falta de capacidad y presupuesto para mantener la ciudad del fútbol o la supuesta reclamación de responsabilidad patrimonial, se llega a la figura, absolutamente al margen de la Ley, como es la autorización demanial provisional, permitiendo con ello que la RFEF no haya dejado de poseer, disfrutar y disponer de los terrenos y sus instalaciones ni un sólo instante”.

Engaño al Tribunal

La conclusión que sacan los letrados socialistas es que “en consecuencia, consideramos que el Ayuntamiento actúa con total impunidad, y se ve capaz de engañar al Tribunal, manteniendo de hecho y por diferentes medios la situación creada con la cesión gratuita de 120.000 metros cuadrados. Como bien decían sus responsables, sólo les faltaba encontrar el instrumento. Han ido ganando tiempo hasta dar con la solución. Lo consiguen con la denominada autorización provisional demanial”.
Efectivamente, el alcalde Bonifacio de Santiago, amigo personal de Angel María Villar, en lugar de acreditar el cumplimiento efectivo de la sentencia como exige el juez, centró sus alegaciones en justificar y argumentar la legalidad de la autorización demanial provisional concedida, dejando de lado que lo que exige el juez es saber si se ha ejecutado la sentencia mencionada, que todavía no ha sido cumplida. Recordemos que un auto posterior del juez tenía como destinatario también a la RFEF y obligaba al Ayuntamiento a no consentir el uso privativo por terceros de las instalaciones de la ciudad del fútbol. Esta obligación no ha sido cumplida por el Ayuntamiento, pues siguen vigentes todos los contratos privados y convenios cerrados con terceros por la RFEF.
Todo ello, según el escrito presentado ante el TSJM, supone que “la autorización descrita, cuyo objeto, causa y contenido la sitúan absolutamente al margen de la legalidad vigente, causa auténtico estupor. No sólo porque se otorga al margen de cualquier procedimiento, sino porque se le concede al mismo ente que, como reconoce la documentación aportada, ha iniciado un procedimiento de reclamación de responsabilidad patrimonial por más de 50 millones de euros contra el Municipio de Las Rozas de Madrid. Por tanto, reiteramos que el Ayuntamiento en connivencia con la RFEF sigue actuando con absoluta impunidad, sin haber ejecutado materialmente la sentencia objeto del presente incidente de ejecución, siendo el efecto práctico todo lo realizado el siguiente: La RFEF que sigue utilizando y disponiendo de los terrenos cedidos con absoluta normalidad, continúan vigentes los contratos cerrados con terceros particulares y las autorizaciones para determinadas actividades, sin que en este uso, posesión y disfrute se haya producido la más mínima interrupción. Al añadir la autorización provisional, prorrogada ya en una ocasión, cierran la ficción sobre una ejecución que NUNCA se ha producido y que, de no mediar un pronunciamiento taxativo del Tribunal al que me dirijo, nunca se va a producir”.
Ahora la pelota está de nuevo en el tejado del juez que de dar la razón a los reclamantes no tendrá más remedio que proceder a una ejecución real con intervención de la Fiscalía y abriendo diligencias por si hubiera habido desacato al Tribunal. Pero no pasa nada, sólo el tiempo, y Villar sigue en su sede cual “okupa”, preparando los fastos de un centenario que él mismo sabe que no se cumple hasta dentro de cuatro años. A ver quién tiene agallas de decir lo contrario.