Menú Portada
La actriz llora por las esquinas por la aparición de Darek en televisión

Denuncian a un familiar de Ana Obregón por escándalo nocturno

Mayo 12, 2008

Ana Obregón no atraviesa por su mejor momento personal. La entrevista que Darek concedió para La Noria de Jordi González le ha supuesto un duro mazazo. Un familiar suyo se enfrenta a una denuncia de su vecindario. Arsa.

pq_517_1192751369_0.jpg

Hace muchos años que rebasó el medio siglo y todavía sigue en la cresta de la ola. Eso sí, su popularidad ahora proviene de sus encuentros furtivos con mocetones apetecibles a los que supera en edad y fantasía. Ana Obregón se ha convertido en un ensordecedor personaje que ya nadie se cree. Anita Calzaslargas anda realmente enfurruñada. Me cuentan que derrama lágrimas de sangre desde que se enteró que Darek iba a aparecer en un programa de televisión para airear los motivos que le llevaron a poner punto y final a su romance, más bien apretón hormonal, con la bióloga cuasi sexagenaria. Cosas veredes. Dicen que Anita montó en cólera y telefoneó al abogado de las pamelas multicolor para que impidiera la emisión de una de las entrevistas más esperadas de los últimos tiempos. Le salió rana, pese a que se presentó en los juzgados de Alcobendas con la única intención de que se admitieran unas medidas cautelares que se desestimaron ipso facto.

Una denuncia que llegó de sorpresa

Lo cierto es que Anita Obregón no atraviesa uno de sus mejores momentos en lo personal. Desde hace varios meses se enfrenta a incesantes denuncias de los miembros de su servicio doméstico. No sólo eso, pues hace algunos días ha recibido una sorprendente denuncia por molestar a unos vecinos de su urbanización. Me cuentan que uno de sus familiares, al que antaño le gustaban las alcachofas en conserva, puso la música de una de sus mini_cadenas excesivamente alta. Tanto, que recibió la llamada de uno de los presuntamente afectados quien le pidió amablemente que redujera el volumen del aparato. Ante su negativa, recurrieron a los servicios policiales que, al parecer, tomaron nota de la rebeldía del citado personaje. Quién sabe dónde terminará todo este embrollo. Eso sí, no es la primera vez que el susodicho se enfrenta a quejas del vecindario. Qué cruz.

Por Saúl Ortiz