Menú Portada
EXCLUSIVA
Se trataría de la Fundación Marcet, ubicada en Barcelona

Denunciada una presunta red de trata de jugadores africanos de fútbol en España

Noviembre 7, 2010

Varios jugadores ya han denunciado el caso ante la Federación Española, entre ellos, los nietos de los presidentes de Uganda y Zambia

Se les retenía el pasaporte y vivían hacinados en literas

Se les captaba con falsos anuncios de Internet, donde figura el nombre del Real Madrid como equipo donde poder jugar


Varios jóvenes africanos, futuros jugadores de fútbol, han denunciado ante la Federación Española de Fútbol la supuesta red de trata de deportistas africanos que se lleva presuntamente desde la Fundación Marcet, radicada en Barcelona y cuyo director general es José Ignacio Marcet Bonet, hermano del que fuera jugador de la Selección Nacional Española, del Real Madrid, del F.C.Barcelona y del R.C.D. Espanyol, Javier Marcet, apodado “el maestro”; fue también entrenador de la selección catalana de fútbol y miembro del Consejo Directivo de Federación Española de Fútbol.

Las denuncias que obran en poder de Extraconfidencial.comfirmadas por varios jugadores menores de edad- hablan de retiradas de pasaportes, de vivir hacinados en literas, de no poder ir al colegio, de no poder salir a la calle, de entrenar durante doce horas y de no haber jugado nunca con ningún club importante a pesar de que así se publicitaba en los anuncios de Internet, a través de los cuales se captaba a estos chicos en África y en otros lugares, aprovechándose de la ilusión de éstos por “adquirir el nivel y ritmo del fútbol europeo”. Además, los padres de los chicos tenían que pagar en torno a 27.000 euros por el curso, que duraba un año: desde septiembre hasta agosto del año siguiente; pero, curiosamente, ni en julio ni en agosto hay competiciones oficiales de fútbol en España.

Enriquecerse con la ilusión de triunfar

En los anuncios del llamado programa de alto rendimiento “Marcet Professional Eurosoccer Program” se indicaba textualmente: “Incorporación a la disciplina de los equipos oficiales de la Fundación Real Madrid C.F., disputando los partidos de la competición oficial de Liga, y en el mes de julio participar con su equipo en el Academies World Cup of Football”. También se les hablaba de fichar por el equipo del Español de Barcelona. Ninguna de estas premisas han sido vividas por los jugadores denunciantes.

Entre los denunciantes de esta presunta red se encuentran los nietos de los presidentes de Uganda y Zambia. Así, por ejemplo, en la denuncia que obra en poder de este periódicoy firmada por Anthoni Banda, nieto del presidente de Zambia, se afirma: “En la residencia los problemas eran muchos, ya que yo y todos los chicos que estábamos allí nos tenían como en una prisión, nos cerraban la puerta para que no pudiésemos salir a ningún sitio y en la residencia había una persona que trabajaba en la Fundación llamada Laura que nos hacia la vida imposible siempre nos estaba despreciando con insultos racistas como “negro de mierda”, esos insultos también venían del entrenador Ramón Mendoza” (…) La comida era muy escasa y nunca dejaban que nadie comiera más de lo que ellos ponían en la mesa (…) Otra de las cosas que me hicieron a mí y a otro chico llamado Rubani, fue quitarnos los pasaportes, un cuidador que teníamos en la residencia llamado Hipólito nos dijo que eso lo hacían a todos los extranjeros para que no pudiéramos regresar a nuestro país mientras no pagáramos todo”.

Llamadas influyentes

Por su parte, Rubani Noah, nieto del presidente de Uganda, denuncia que “yo y Anthoni teníamos una habitación para nosotros, pero otros chicos de África y de otros sitios dormían muchos más de seis en cada habitación (…) Teníamos un permiso de residencia por estudios y nos caducó en abril, y les dijimos que nuestros padres dijeron que teníamos que hacernos otro, pero ellos nunca lo hicieron hasta que nos fuimos en julio no teníamos permiso de residencia. Yo tuve que llamar a mi abuelo, el presidente, para no tener problemas y mi abuelo tuvo que mandar su avión a buscarme”.

Otro jugador de los denunciantes, de nacionalidad camerunesa y de nombre Djka Hugues Douglas, indica en su denuncia: “Durante el periodo que estuve en la residencia de la Fundación Marcet hemos tenido que convivir en la misma habitación hasta seis personas, estando en unas condiciones muy malas, dormíamos en literas, además nos tenían prohibido el salir para nada de la residencia que no fuera cuando ellos nos venían a buscar para ir a entrenar, y para ello nos quitaron los pasaportes y las tarjetas de residencia que teníamos; e, incluso, cuando me enviaron en junio de 2010 a Camerún de vuelta no me quisieron dar la tarjeta de residencia mía, y me amenazaron con que si volvía a España a otro sitio que no fuera la Fundación Marcet ellos mismos se encargarían de llamar a la policía para que me expulsaran del país”.

Ahora, le toca al presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, actuar rápidamente para no manchar la imagen de un país que es el vigente Campeón del Mundo de esta disciplina deportiva.

Juan Luis Galiacho