Menú Portada

Nuevo escándalo judicial: Los magistrados de la Audiencia Nacional denuncian ante el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y al presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, las “graves disfuncionalidades” que sufren en la nueva sede inaugurada hace un mes

Noviembre 25, 2015

Tal es el caos que se vive en la nueva sede de la Audiencia Nacional que en los pasillos confluyen muchas personas que no sé saben si son testigos, abogados o qué, y el juez respectivo debe pasar entre todas ellas cuando acude a la Sala de declaraciones. Además las salas son pequeñas, agobiantes para declaraciones de más de dos horas y desde fuera se puede oír fácilmente lo que se habla dentro, ya que no están insonorizadas. La falta de espacio hace también no cumplir las normas sobre riesgos laborales

catala-y-lesmes

Los cinco magistrados de los Juzgados Centrales de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, Ismael Moreno, Juan Pablo González, Fernando Andreu y José de la Mata, se han reunido para denunciar ante el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y ante el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, las “graves disfuncionalidades” que sufren en el nuevo edificio sede de la Audiencia Nacional, en la calle Génova, de Madrid, y cuyo traslado efectivo se realizó hace un mes aproximadamente.

La primera queja es la falta de espacio. Estos Jueces ya le comunicaron en su día al Ministerio de Justicia, con carácter previo y a la vista de los planos facilitados, que la falta de espacio que tendrían en el nuevo edificio de los Juzgados Centrales era  evidente y mucho menos del que disponían entonces, “lo cual es ilógico si la finalidad es mejorar las instalaciones y consiguiente eficacia y buen funcionamiento de la administración de la Justicia”.

Según exponen estos cinco Magistrados, en un reciente acuerdo de la Junta Sectorial, al que ha tenido acceso Extraconfidencial.com, “el espacio destinado a los funcionarios es limitado y no permite en cuatro de los seis juzgados disponer de un eventual aumento de plantilla (como pueda ser la necesidad de un refuerzo para previsibles causas  complejas). Este espacio se ve reducido por las fotocopiadoras y otro material, que en algunos casos hay que colocar en zona de paso, vulnerando así las normas sobre riesgos laborales”.

denuncia-magistrados
Denuncia de los magistrados. Haz click para descargar

Las salas no están insonorizadas, por lo que todo se oye en el exterior

Otra de las quejas importantes de los magistrados es la falta de salas de espera para atender “dignamente” al público y a los profesionales, que no tienen además un lugar para examinar las actuaciones judiciales (sumarios), máxime con la entrada en vigor de la LO 13/2015 que refuerza este derecho.

Además, las salas de declaraciones “son pequeñas, agobiantes para declaraciones de más de dos horas, y desde fuera se puede oír fácilmente lo que se habla dentro”, ya que no están insonorizadas. Son tan pequeñas que no se ha habilitado una sala más amplia para el caso de que tengan que asistir muchos profesionales, como ocurre habitualmente. Por eso, se solicita al ministro Catalá que se habilite para ello el Salón de Actos para tener, al menos, dos salas de declaraciones con una capacidad de entre 30 a 50 personas.

Se vive un caos en los pasillos

Tal es el caos que se vive en la nueva sede de la Audiencia Nacional que en los pasillos confluyen muchas personas que no sé saben si son testigos, profesionales o qué, y el Juez respectivo debe pasar entre todas ellas cuando acude a la sala de declaraciones. También para los testigos no existe un lugar para que puedan esperar y preservar así su identidad. Tampoco existen salas para reuniones de los jueces con las fuerzas policiales y los integrantes de Ministerio Fiscal, “siendo insuficiente el despacho, pues no caben más de cinco personas”. En cuanto al Decanato, este está situado dentro del archivo documental, “no disponiendo de un espacio digno”.

Según los Magistrados de los cinco Juzgados Centrales de Instrucción de la Audiencia Nacional, “resulta por tanto paradójico que mientras en la antigua sede ninguno de estos problemas acontecía, ahora en el nuevo edificio se den, redundando obviamente en perjuicio de una adecuada administración de Justicia”. Ahora, la Junta de Jueces solicita al Ministerio de Justicia y al CGPJ que, ya que en las plantas asignadas a los Juzgados Centrales resulta imposible ubicar más dependencias, “se reubiquen los mismos en tres plantas (1ª, 2ª y 3ª) a razón de dos juzgados por planta”.

Un nuevo escándalo de operatividad acecha la Justicia en España, con una presunta malversación de fondos públicos. Y si, efectivamente, el estado de las instalaciones de la anterior sede de la Audiencia Nacional no era el adecuado, lo cierto es que no se daban los problemas y graves disfuncionalidades que ahora denuncian los Magistrados de la Audiencia Nacional. De entrada surgen, varios interrogantes: ¿para qué se hicieron entonces las obras? ¿Por qué se hacen tal mal? ¿Quién las regula? ¿Y quién controla el uso del dinero público?

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

 @jlgaliacho