Menú Portada
Aunque la mona se vista de seda…

Del muñeco de cera de Rosa (OT), a la involución de Luis Alfonso de Borbón pasando por el desacople corporal de Miley Cyrus

Noviembre 6, 2014

Isabel Pantoja no se libra de la cárcel. Pero como a nosotros lo que nos interesa es el look que lucirá en tan fotografiado momento, esperemos tranquilamente a que se vayan produciendo los acontecimientos y observemos el desfile por si… nunca se sabe.


Y mientras tanto, nosotros a lo nuestro. Pero, ¿qué le ha pasado a Rosa (OT) en la cara? Chiquilla, ¿qué te has hecho? O mejor dicho ¿qué te has echado? Les pongo en situación. IV Edición de los Premios “Cuida de ti. Rosa López, quien participa de jurado, aparece vestida de negro. Hasta aquí bien, podría ir mejor vestida pero bueno. Fíjense en la cara, la lleva a juego con el vestido. Yo cada vez que miro la foto creo estar viendo su muñeco de cera. ¿Usted?

Y hablando de combinar colores. ¡Qué les ha parecido Antonio Dell’Atte! “Look multicolor”, titula el Diez Minutos. Qué acierto. La italiana combinó los colores de la chaqueta y el pantalón con su pelo de color morado y así salió a comer con unos amigos por Roma. Me viene a la memoria Lucía Bosé. ¿Será cosa de la edad? ¿Del país de origen? No sé. Habrá que observarlo.

¡Qué fuerte!

En efecto. Más que fuerte. ¡Muerta! Sin palabras me he quedado al leer la historia de Glenn Close. Un día decide visitar a su hermana. Al despedirse, en la puerta, Jessie, que así se llama la hermana, le suelta de sopetón que no para de pensar en matarse. Glenn, flipada, la lleva al hospital y le diagnostican un trastorno bipolar, trastorno que comparte con su hijo que a la vez es esquizofrénico. Pero, aquí no acaba la cosa. Ambas, las dos hermanas, ahora nos hemos enterado, se criaron en una secta. ¡Qué cosas! ¡Claro! Ven… ya entiendo de dónde saca la cara que pone en Las Amistades Peligrosas al desmaquillarse. Impresionante.

Mejor no mirar

A veces un vestido queda mal y no porque sea feo, que es el caso, o de mal gusto, que también, si no porque simplemente no se acopla a tu cuerpo. Cuando hace pliegues por todas partes ya no hay remedio y es peor el remedio que la enfermedad.

Y la ganadora es… Miley Cyrus. Sí, efecto, y el diseño que se lleva la palma lo lució en la Gala Benéfica de la Fundación AMFAR. El responsable del vestido es Tom Ford y como pueden observar no deja nada para la imaginación y… casi que mejor. Ahora, pssssss, les voy a contar un cotilleo. Parece que la niña está saliendo con el hijo de Arnold Schwarzanegger, el del matrimonio, y la familia de ex gobernador de California está más que disgustada. Consideran a la cantante una mala influencia para el niño. ¿Por qué será?

Buff… ¡Qué dolor de ojos! Sí, anonadada me he quedado al ver algunas de las habitaciones del “exclusivo palacio milanés de una de las mujeres más conocidas y de mayor éxito en Italia”. Es la casa que nos enseña esta semana ¡Hola! ¿Se han fijado en el comedor? ¿A qué cansa mirarlo? Tanto plato por todas partes. Y ¿qué me dice de la cocina? ¿Qué le parece la batería de cobre colgando sobre la mesa? ¡Qué agobio sentarse debajo! ¿Y el baño? Tiene una lámpara de Murano encima de la bañera y a la derecha, según se mire también puede estar a la izquierda, un bidé dorado. Sí, sí… se lo repito, un bidé dorado. Más que fuerte ¿verdad?

De padres gatos, hijos mininos

¡Guau! Ver a la hija de Carolina de Mónaco en las revistas es como retroceder 30 años en el tiempo. Carlota es igual que mamá.

Le pasa lo mismo a Luis Alfonso, no se tanto si físicamente con su padre; pero, a la hora de vestir, qué poco ha evolucionado este chico.

Además, me he dado cuenta de que ha engordado. Bueno, o ha cogido unos kilitos o le gusta llevar estrecha la bermuda. Observen lo conjuntado que va, siempre hecho un pincel. Ahora mismo tengo un Deja vu: estoy viendo a Isabel Pantoja y a María del Monte pescando recién equipadas de la tienda especializada. Vuelvo a Luis Al (espero que no se moleste pero es que es tan largo). Su look en Mijas, en una prueba ecuestre, se basa en bermudas azulonas, cinturón marrón a juego con los zapatos, bolsillos a rebosar y un polo azul marino por dentro del pantalón. Un día antes o un día después, no sé, aparece, de nuevo, con el mismo pantalón a rebosar, mismos cinturón y zapatos, y –he aquí el cambio- una camisa de cuadros azul celeste también metida por la bermuda. ¿Por qué esa obsesión de meter todo dentro del pantalón? No me extraña que no le quepa más. Quizá por eso la camisa, de manga larga, lleva un bolsillo. ¡Claro! Para guardar los bolis.

Me voy con viento fresco que se me ha hecho tarde pero antes les voy a contar otro titular impactante. Gracias a la revista Semana sabemos que en Amman “Rania conduce su propio coche”. Un todoterreno. Yo también.

Mamen Rodríguez