Menú Portada
La batalla por la sucesión en Génova 13, pese a las apariencias, se ha desatado

Del “esto es lo que hay de Mariano Rajoy”, al “esto no puede seguir así” de Esperanza Aguirre

Marzo 12, 2008

Alberto Ruiz Gallardón tiene ya colocados sus peones en la sede central del PP

pq__RAYESP.jpg

Ha llegado la hora de la venganza para unos y la hora del retiro para otros. Esto periódico lo vaticinó hace ya muchos meses: Eduardo Zaplana y Ángel Acebes pasarían a la reserva activa de cara a la campaña electoral. El todavía líder del PP, en su primera comparecencia pública tras las alecciones, declaraba que continuaría con su equipo. Múltiples y diferentes interpretaciones sobre esta expresión se han realizado en distintos medios de comunicación. Lo único cierto es que la batalla por la sucesión de Mariano Rajoy está abierta más allá de la sede central del partido en la madrileña calle Génova.
Mientras el alcalde de Madrid reunía a sus huestes para analizar los resultados electorales, Esperanza Aguirre hacía lo propio con su equipo de colaboradores. Estaba triunfante.

A jugar con los resultados

Excelentes resultados para ambos y ella y él intentando obtener rédito político ante el evento. Y de nuevo el ascensor de Génova se convirtió en protagonista con motivo de la reunión del Comité Ejecutivo del PP. Alentada y espoleada por los suyos se dirigía al mismo y en presencia de alguno de los miembros del Comité espetó: “Esto no puede seguir así”. La presidenta madrileña ya había lanzado sus dardos desde Telemadrid a través del director y presentador de “El diario de la Noche”, Fernando Sánchez Drago, que, más o menos, pedía la dimisión de Mariano Rajoy.
El líder del PP había sembrado dudas sobre su continuidad antes de la mencionada reunión y de la posterior comparecencia informativa. Pero disipó cualquier interrogante en su intervención ante los miembros del partido. Y las esperanzas de Aguirre se disiparon. Ella ha arrojado la toalla. Él, Ruiz Gallardón, todavía no. Unos, Rajoy “and company”, y otros, Gallardón “and company”, saben que el mensaje de Esperanza, “la niña de Rajoy” según ella, vende en Madrid pero no en el resto de España.

Cara de pocos amigos

Nos cuentan que la cara de la presidenta de la CAM era algo más que de poco amigos tras abandonar la reunión del Comité del PP. No se esperaba algo parecido. Hoy, los partidarios de Ruiz Gallardón se frotaban las manos porque ella la que ya ha manifestado su intención de no presentarse, mientras él mantiene alguna esperanza. Y entre Esperanza y Alberto se verá el penúltimo enfrentamiento cuando ella tenga que acudir a declarar como testigo de parte a favor de Federico Jiménez Losantos por la querella presentada por Don Alberto, como les gusta decir.
Y Soraya Saénz de Santamaría, Pío García Escudero, Juan Costa, entre otros, felices de la vida porque, pese a la derrota, todos aplaudieron a su líder. Sin supuestas fisuras y escisiones. Pero ya sabemos que la realidad siempre supera a la ficción.