Menú Portada
El Estudio Jurídico Rodríguez & Hermosilla ha sido desde hace años víctima de un bulo que lo coloca como promotor de esta iniciativa legislativa. El abogado Valentín Rodríguez lamenta esta práctica porque su estudio “no debería estar en boca de nadie” por motivos políticos, a pesar de declararse completamente en desacuerdo con la iniciativa por tratarse de una “aberración jurídica”

Del cybercasing al grooming, los delitos informáticos se extienden por Internet: el último, una recogida de firmas para la reforma del Congreso de los Diputados viaja por las Redes como un hoax (engaños masivos por medios electrónicos)

Agosto 16, 2017
hoax-congreso

En 2009 un ucraniano llegado a Estados Unidos sin otro recurso que su valía como profesional daba a luz a la aplicación más usada en los tiempos modernos. Jan Koum fundaba Whatsapp, que ya supera los 1.000 millones de usuarios y su valor se estima en torno a los 21.800 millones de euros que fue el precio definitivo por el que Facebook se hizo con la aplicación de mensajería instantánea.  Sin embargo, la misma potencia que tiene Whatsapp para conectar a usuarios de todo el orbe mundial, puede ser utilizada con fines oscuros. Su gran capacidad para llegar a todos los lugares a través de mensajes virales que forman parte de cadenas interminables, la convierten en el gran medio para difundir masivamente cualquier tipo de información, bien sea falsa o bien sea cierta.

Eso es lo que le ha ocurrido al Estudio Jurídico Rodríguez & Hermosilla de Madrid, que en los últimos años se ha visto desbordado por un bulo que corre como la pólvora por los terminales de infinidad de ciudadanos. El bufete del abogado Valentín Rodríguez, con quien ha departido Extraconfidencial.com, ha sido víctima de una noticia falsa que pretende hacer creer a todos sus destinatarios que algo falso es real. En este caso, encaja mejor el término en inglés hoax que se popularizó principalmente en castellano al referirse a engaños masivos por medios electrónicos, especialmente Internet.

Contra los privilegios de los diputados y senadores

El tema en cuestión es una supuesta recogida de firmas para presentar una iniciativa legislativa que enmiende la Constitución para conseguir la reforma del Congreso de los Diputados. Los puntos en los que se estructura esta nueva ley de iniciativa desconocida son, según el mensaje viral que circula por Whatsapp, “el diputado será asalariado solamente durante su mandato y tendrá jubilación proveniente solamente por el mandato realizado; el diputado contribuirá al Régimen General de la Seguridad Social como el resto de ciudadanos; el fondo de jubilación del Congreso pasará al régimen vigente de la Seguridad Social; el diputado participará de los beneficios del régimen de la Seguridad Social exactamente como todos los demás ciudadanos; el fondo de jubilación no puede ser usado para ninguna otra finalidad; el diputado debe pagar su plan de jubilación, como todos los españoles; el diputado dejará de votar su propio aumento de salario; el diputado dejará su seguro actual de salud y estará sujeto al mismo sistema de salud que los demás ciudadanos españoles; el diputado debe igualmente cumplir las mismas leyes que el resto de los españoles; servir en el Congreso es un trabajo, no una carrera, los diputados deben cumplir sus mandatos (no más de 2 legislaturas)  y luego reincorporarse a la vida laboral previa a su etapa de Servicio Público, si la hubiere, si no, al paro; reducir al menos un 30% el número de componentes políticos de las instituciones. (Concejales de ayuntamiento, diputados nacionales, diputados regionales, etc.); eliminar instituciones obsoletas o duplicadas: senado, diputaciones provinciales; reducir un 50% el número de asesores de cargos políticos, así como limitar racionalmente sus retribuciones”.

Una de las informaciones que contiene esta iniciativa legislativa fraudulenta sí parece cierta. Dentro del mensaje se establece que “en tres días, la mayoría de las personas de este país tendrán este mensaje”, así lo confirma el abogado del estudio, Valentín Rodríguez que asegura que debido a este mensaje que “lleva años dando vueltas” han recibido “un aluvión de llamadas” que han provocado un evidente “daño a la imagen del estudio”. En primer lugar, porque no pueden explicar con detalle la realidad del asunto a todas las personas que llaman por este mensaje, y en segundo lugar porque su estudio “no debería estar en boca de nadie” por motivos políticos o ideológicos, a pesar de declararse completamente en desacuerdo con la iniciativa por tratarse de una “aberración jurídica”.

El Estudio Jurídico Rodríguez & Hermosilla ya ha tomado cartas en el asunto y ha denunciado los hechos ante el Juzgado y al departamento de delitos telemáticos de la Guardia Civil. A pesar de que el caso se ha archivado porque al tratarse de un mensaje viral que se ha transmitido a través de una red social resulta harto complicado rastrear las IPs originales de los computadores que lanzaron los mensajes, el bufete sito en la calle Alcalá ya ha recurrido para que se reabra el caso.

Valentín Rodríguez lo tiene claro, cree que el motor de esta iniciativa es algún estudio o bufete de la competencia que quiere “bloquear los procesos en los que nos encontramos trabajando”. De hecho afirma que su estudio debe ser conocido, como es habitual, por su buen hacer en los casos que defiende y no por un bulo de este calibre.

Delitos informáticos a raudales: del cybercasing al grooming

Cada vez abundan más los delitos informáticos perpetrados a través de redes sociales como Facebook, Twitter, Whatsapp o los correos electrónicos personales. A aquellos a los que suele darse más publicidad son los ataques de hackers -tanto a sistemas operativos como para robar identidades, fotos o vídeos-, las Cyber estafas como el phising (adquisición de información confidencial de los usuarios del sistema bancario), y, sobre todo, los casos de espionaje a través de las redes como el cybercasing -monitorear en forma anónima a una víctima potencial para conocer datos valiosos sobre sus bienes, ubicación geográfica, actividades y gustos-, o aquellos relacionados con la corrupción de menores y la pedofilia, donde destaca el grooming (captación de menores).

No por ello debemos de dejar de prestar de atención a los hoax, igual o más perniciosos que los anteriores. El bulo tiene como objetivo el ser divulgado de manera masiva haciendo uso de todos los medios posibles, especialmente Internet, irradiándose por multitud de plataformas para llegar a cuantos más usuarios mejor: foros, redes sociales, cadenas de mensajes. A pesar de que los hoax no suelen tener fines lucrativos, éstos pueden llegar a ser altamente destructivos cuando se dirigen contra una persona o institución ya que mucha gente tiende a creer, equivocadamente, que todo lo que es publicado en internet, es real. Es necesario recordar que en el año 2011 se contabilizaron unos 23,2 millones de personas víctimas de bulos o hoax.

Doinel Castro