Menú Portada
LA EXPORTACIÓN DE ARMAMENTO EN ESPAÑA (IV)
Se beneficia de un programa financiero bilateral con Namibia

Defex vende sistemas de defensa financiados por créditos al desarrollo

Noviembre 20, 2008

El Ministerio de Industria, principal accionista de Defex, concede estos créditos al desarrollo
Accedió a estos créditos a través de una Unión Temporal de Empresas
La oficina comercial de España en Angola, clave en conseguir esta operación
Desde los 90 Defex vende masivamente armas a Angola


La gestión, administración, seguimiento y evaluación del FAD corresponde al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, a través de la Secretaría de Estado de Turismo y Comercio. La Comisión Interministerial del FAD examina todas las propuestas de operaciones realizadas con cargo al FAD y eleva, a través del Ministerio correspondiente, las propuestas para su aprobación en el Consejo de Ministros. En el caso de DEFEX es su máximo accionista el mismo que aprueba esta financiación. A través de la Union Temporal de Empresas Inepade está finalizando la mejora aeroportuaria de Namibia, en la que se incluyen hasta nuevas estaciones de radar, un proyecto faraónico que permite al escasamente poblado país africano poder recibir a los mayores aviones del mundo, a la vez que mejora el control de todo su espacio aéreo tanto para fines civiles como militares.

Este es uno de los puntos más controvertidos de los créditos al desarrollo, ya que Namibia tiene que pagar el montante de esta operación que se eleva a cerca de 33 millones de euros, sin que la población note una mejora de su calidad de vida. El objetivo prioritario de estos créditos es la contribución a la erradicación de la pobreza, según muestra la Ley de Cooperación Internacional, pero este objetivo es anecdótico y en muchos casos inexistente. Según ha denunciado Intermon Oxfam, se genera una dinámica perversa: el precio de los equipos es sobrevalorado, se genera poco trabajo en las empresas locales, surgen deficiencias de calidad, y se favorece la corrupción, lo que contradice el esfuerzo de otras iniciativas de la cooperación española en áreas relativas al buen gobierno y la lucha contra el cohecho.

La conexión Angoleña

Defex accedió a estos créditos a través de la oficina comercial de España en Luanda, capital de Angola. Las relaciones de la empresa pública con la inestable ex colonia portuguesa han sido muy intensas y en muchos casos turbias, incluso el ex director general de la Guardia Civil Luis Roldán, estuvo implicado en operaciones poco claras. En 1992, Roldán, tras el visto bueno del Ministerio del Interior, desplazó a Luanda una delegación de la Dirección General de la Guardia Civil. A principios de diciembre Luis Roldán remitió a José Luis Corcuera y a Máximo Cajal una copia del dossier elaborado por la Guardia Civil, pero desde el Gobierno le informaron que el dossier no tenía la categoría de oficial ya que España no podía exportar armas a Angola por estar sujeta a un embargo internacional. Pero curiosamente meses después se levantó este veto y a través de la sociedad Defex se realizaron dos operaciones de venta que alcanzaron las cifras de 10 y 7 millones de dólares respectivamente.