Menú Portada
Se desconoce la subvención exacta que el Gobierno destinará este año a los sindicatos

De la Vega “pasa la pelota” de las subvenciones sindicales a Rubalcaba, tras ocultarlas este año

Noviembre 2, 2010

Una reciente orden deroga las anteriores bases reguladoras para la concesión de subvenciones sindicales

Podría ser entendida como una maniobra para ganar tiempo del Gobierno a la hora de publicar el dinero entregado a Cándido Méndez y compañía

pq__delavega.jpg

No todo son buenas noticias para el nuevo vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, que durante el año y medio que le queda por delante como segundo al mando del Ejecutivo de Zapatero tendrá que hacer frente a la herencia de su antecesora en el cargo, María Teresa Fernández de la Vega. Y algunos asuntos no serán de fácil resolución para el número dos socialista.
Por ejemplo, uno de los temas espinosos que la ya saliente vicepresidenta no pudo resolver y que tendrá que ser justificado por Rubalcaba en los próximos días (o meses, quién sabe), es la subvención exacta que el Gobierno destinará este año a los sindicatos, cantidad que ha sido ocultada hasta ahora.
Todo por la pasta
Prueba de ello es la orden ministerial publicada el pasado 7 de octubre -todavía con De la Vega encabezando la Vicepresidencia de Gobierno-, que derogaba las anteriores bases reguladoras para la concesión de subvenciones sindicales y a la que tuvo acceso ´Extraconfidencial.com´.
A priori, este documento podría parecer necesario ante posibles cambios en el texto final, si bien, atendiendo a su contenido, todos los puntos se repiten prácticamente igual (apenas varían algunas palabras), en lo que podría ser entendida como una maniobra para ganar tiempo del Gobierno a la hora de publicar el dinero entregado a Cándido Méndez y compañía.
El año pasado, las ayudas del Estado concedidas a los representantes sindicales alcanzaron la cifra de 1,2 millones de euros, sin duda una cantidad muy elevada que este año, tras la huelga general y la polémica levantada ante el número de liberados en la administración, no sería bien recibida por los ciudadanos.
La justificación del Gobierno para la concesión de estas ayudas, incluida en la orden ministerial, se basa en que los sindicatos constituyen “uno de los pilares básicos de nuestro Estado social y democrático de Derecho, que los legitima para ejercer aquellos derechos que aún siendo asociados en puridad a los empleados públicos, son de necesario ejercicio colectivo“.
Subvenciones de “interés general”
Asimismo, asegura que las actividades de estas organizaciones sindicales son consideradas de “interés general”, por lo que las subvenciones derivadas de los Presupuestos Generales del Estado servirán para “crear el marco y las condiciones necesarias para que el ejercicio del derecho a la negociación colectiva sea efectivo”.
Según la orden, la cuantía de las subvenciones se determinará en función de los representantes de cada sindicato, por lo que parece que los principales beneficiados serán CCOO y UGT, aunque, eso sí, el Estado asegura la cuantía para cada uno de ellos no podrá exceder el 25% del total.
Por el contrario, las únicas obligaciones que contraen los sindicatos es la de elaborar una “memoria explicativa” para justificar el destino de las cantidades percibidas. Esto sumado a que el texto también deja claro las subvenciones son compatibles con otras ayudas “procedentes de cualesquiera Administración o entes públicos o privados, nacionales, de la Unión Europea o de organismos internacionales”.
En definitiva, un problema para Rubalcaba que debería atender antes de que la proximidad de las elecciones ´olvide´ este apartado económico.