Menú Portada

De la jugarreta de Arenas a Dolores de Cospedal al futuro incierto de Juan Luis Cebrián, a quien parece se le busca sustituto

Septiembre 5, 2010

          Javier Arenas, y su larga mano dentro del Partido Popular, intentó jugar una mala pasada a su cordial enemiga interna y “jefa”, María Dolores de Cospedal, el pasado miércoles día 1 de septiembre cuando la alta dirección popular estaba reunida en el Parador Nacional de Toledo. Se vehiculó la especie de que la manchega iba a anunciar su renuncia a la secretaria general del partido para dedicarse sólo y únicamente a conquistar Castilla la Mancha. Algo que encorajinó a la número dos de la derecha.
 
          ¿Tiene Juan Luis Cebrián los días contados como gran hacedor al frente del Grupo PRISA? No es la primera vez que el rumor corre por las redacciones prisaísticas, si bien en esta ocasión parece que tienen algún fundamento porque el gran inversor norteamericano quiere cambios drásticos en el puente ejecutivo. Los datos financieros para PRISA son terribles, una deuda imposible de levantar pese a la ayuda sostenida de las primeras entidades financieras españolas. De modo que ahora ese run/run viene de dentro y se le acusa en su ambición de haber llevado a PRISA/SOGECABLE al desastre financiero del que no termina de salir en una deuda insoslayable, 5.200 millones de euros cuyos intereses son muy superiores a los beneficios que generan los principales medios como El País y la Cadena SER.
 
          La Trini” como es conocida en los ambientes socialistas madrileños no quiere que su protector, José Luis Rodriguez Zapatero, le apoye públicamente demasiado. Teme que ese apoyo se vuelva definitivamente en contra de sus intereses dada la deriva incontenible a la baja que mantiene el Presidente. Dicho de otro modo: no me apoyes demasiado. La guerra sucia dentro del PSM puede conocer niveles desconocidos entre la familia socialista. Nada tiene de extraño el júbilo que embarga a la actual inquilina de la Puerta del Sol. La mayoría absoluta parece asegurada.