Menú Portada
Una de las principales entidades bancarias españolas se ha embolsado varios millones de euros por la operación

De KIO a QIA: Qatar International Holding prepara una segunda compra de activos en empresas rentables españolas

Julio 10, 2011

La compra del 6,16% de las acciones de Iberdrola blindó a Sánchez Galán, y perjudicó a Florentino Pérez y a los pequeños accionistas

El cierre del acuerdo de estudio de una nueva operación coincidió con el final de la absorción de Iberdrola de su filial de renovables

Al igual que pasó con la visita de Zapatero a China, sigue sin existir interés para entrar en el capital de entidades financieras con problemas


La historia se repite una y otra vez. Ejemplos tenemos muchos, el último en los últimos días, la candidatura de Alfredo Pérez Rubalcaba, un clásico del socialismo desde los tiempos de Felipe González y la fuerte entrada de otro emirato árabe, en este caso Qatar, en las empresas españolas. El próximo año veremos a Qatar Foundation en las camisetas del F.C. Barcelona, a la vez que Qatar International Holding ya es parte del núcleo duro de Iberdrola y ha comprado una importante participación en bonos de la filial del Santander en Brasil.

 Eso nos lleva a los tiempos en las que otro país del Golfo Pérsico llevó sus petrodólares a España, la Kuwait Investment Office, KIO, que entró también con el beneplácito del Gobierno socialista en el capital de numerosas empresas y acabó huyendo, con pérdidas, escándalos y puntos oscuros que aún se desconocen.

En el 2011, QIA sustituye a KIO, con la intención de no cometer los mismos errores, pero a pesar de lo anunciado por Rodríguez Zapatero con inversiones por las que sólo obtienen “beneficios” unos pocos privilegiados. Así la operación por la que entró en el capital de la eléctrica española con una participación del 6,16%, y un desembolso de alrededor de 2.000 millones, tuvo un claro beneficiario, Ignacio Sánchez Galán, en su afán de aferrarse al poder e impedir que el máximo accionista de la eléctrica, la constructora ACS de Florentino Pérez, ni siquiera tenga sitio en el consejo.

Con la entrada de Qatar, ACS recortó su porcentaje del 20,2% al 19,02%, pero no se crean que Florentino Pérez fue el único que perdió (también casualidades de la vida los qataríes entraron en el capital de la constructora alemana Hotchief cuando ACS quería hacerse con ella), miles de pequeños accionistas vieron que el beneficio por acción se reducía en un 2%.

Nuevas operaciones con beneplácito gubernamental

Pero como siempre hay más “casualidades”, a la vez que un Banco ejecutaba el canje (una operación de más de 4.500 millones de euros) de las acciones de Iberdrola Renovables en el capital de Iberdrola, y se hacía la inscripción de la fusión por absorción en el Registro Mercantil de Vizcaya, Qatar Holding cerraba el estudio de nuevas adquisiciones de activos en nuestro país con la nueva entidad. ¿Nuevamente Iberdrola? ¿Otra empresa? Lo cierto es que en esta futura nueva inversión por la que el mismo banco cobrará una comisión millonaria, no servirá para entrar en el capital de muchas necesitadas entidades financieras. Zapatero nos vendió humo en su visita a China y vuelve a hacerlo con Qatar, que solo entrará en el capital de grandes empresas rentables, no quieren cometer el error de los kuwaitíes. Pero estas operaciones nos sugieren varios interrogantes:

  • ¿Cómo pagará Sánchez Galán el favor al gobierno socialista? ¿Será la eléctrica un refugio de antiguos miembros del Gobierno como consejeros?
  • ¿Entrará Qatar Holding en el capital de AENA y dará un nuevo golpe a Florentino Pérez?
  • ¿Cómo venderá Alfredo P. Rubalcaba las grandes ganancias que conseguirá los denostados bancos con estas operaciones auspiciadas por “su” Gobierno?

Interrogantes que se desvelarán en el corto plazo. De KIO a QIA, misma intención ¿Mismo resultado?