Menú Portada
GUERRA DE PUESTOS EN EL PSOE (II)
Enfrentamiento entre católicos declarados con el Arzobispo Rouco Varela de por medio

De cómo José Bono acabó con la candidatura de Paco Vázquez a Defensor del Pueblo

Septiembre 19, 2011

Pese a convertirse en el confesor de Rodríguez Zapatero, aseguran que el todavía presidente del Congreso pactó con Rubalcaba este puesto

La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, FELGTB, ha desarrollado una petición para desestimar la candidatura del ex alcalde A Coruña


En el Partido Socialista Obrero Español se libra una batalla sin cuartel hasta la guerra final del 20-N. Son muchos los que han decidido abandonar el barco antes de la debacle, pese a las peticiones, sino acusaciones, entre otros de Manolo Chaves, vicepresidente del Gobierno. La maquinaria electoral del candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha puesto en marcha mucho antes de lo que en el PP de Génova se imaginan.

En nuestra edición de ayer informábamos que Bono se postula políticamente como el futuro Defensor del Pueblo. El suyo es el nombre que se da casi como seguro, si el PP gana las elecciones, según ha podido saber extraconfidencial.com en círculos cercanos a esta institución, que desde que el socialista Enrique Múgica cumplió su segundo mandato, ocupa provisionalmente María Luisa Cava de Llano y Carrió, ex diputada del PP, secundada por el adjunto Manuel Aguilar, ex diputado y ex senador del PSOE por Albacete. Aunque la actual defensora accidental dicen que estaría encantada de seguir otros cinco años – tiempo de cada mandato, reelegible— y que su presentación en el Congreso la semana pasada en la que postulaba incluir el despilfarro público en el Código Penal fue su tarjeta de presentación. A pesar de ello, todas las maniobras se mueven en torno a Bono.  

Pero Bono es mucho Bono y, como decíamos, la batalla se ha planteado entre dos católicos declarados: la del ex presidente de la Junta de Castilla-La Mancha y Francisco Vázquez. Muchos defienden la candidatura de Bono porque según algunos de sus compañeros su imagen de consenso social y político se ajusta mejor que la de su compañero de partido, Francisco Vázquez, ex embajador de España en el Vaticano y ex alcalde de A Coruña, a quien se daba como futuro Defensor del Pueblo indiscutible.

Guerra entre católicos confesos

En el PSOE no quieren una representación muy definida para este cargo para la defensa de los derechos de los ciudadanos. El propio Vázquez reveló las maniobras de su partido para impedir que accediera  por consenso entre el PP y el PSOE. A Vázquez se le considera muy meapilas -a Bono, también-, pero más cínico políticamente por sus convicciones religiosas.

Hasta la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, FELGTB, ha desarrollado una petición -a través de la plataforma ciudadana online Actuable-, para desestimar la candidatura de Vázquez, recordando que cuando era senador se aprobó en 2005 la modificación del Código Civil que reconoció el derecho al matrimonio en igualdad pero él ausentó de la votación. Vázquez considera que el matrimonio es sólo la unión de un hombre y una mujer, tal como indica la Iglesia. Bono es capaz de zamparse unos bollos con el líder gay Pedro Zerolo en plan comunión “roja”, prohibida por el Arzobispado de Madrid, y también de arrancarle la mano a besos al Papa Benedicto XVI.

Y ahí surge el Arzobispo de Madrid, Monseñor Rouco Varela, e intercede, sorpréndase, por José Bono, divorciado recientemente y sobre cuya cabeza, al margen del pelo implantado, planean supuestas dudas de paternidad.