Menú Portada
Vasco de Vitoria, emigró hace cuatro años por culpa de la crisis y ahora trabaja como asesor de empresas

David Gasull: “Soy un surfero de la crisis

Septiembre 3, 2013

“Curiosamente, el cliente español es el que cree que menos ayuda necesita porque piensa que se las sabe todas”

pq__David-Gasull-2.jpg

David Gasull es un vasco de Vitoria que, por culpa de la crisis, como tantos otros, tuvo que irse de España hace cuatro años para ganarse la vida. Formado en Administración y Dirección de Empresas en Inglaterra, Master de Comercio Internacional y Cursos de Postgrado de Logística, trabaja como asesor de empresas en comercio exterior y estrategias internacionales en Brasil, donde ha montado su propia empresa (www.amplusbrasil.com y www.negociosenbrasil.es). Uno más de tantos jóvenes, aunque sobradamente preparados de España que hemos perdido y esperamos recuperar pronto.

P.- ¿Por qué te vas de España, David?

R.- Tenía un negocio allí que se dedicaba a la internacionalización de empresas, es decir, empresas españolas, principalmente del sector de construcción e infraestructuras, que querían salir al extranjero pero tenían dificultades para hacerlo. Mi empresa se dedicaba a ayudarlas a dar el salto. Por culpa de la crisis, las empresas estaban en un momento crítico en el que cada vez tenían más dificultades para posicionarse en otro país. A consecuencia de eso, mi negocio empezó a decrecer. Entonces me vine a Brasil para hacer lo mismo que hacía allí pero hacia el lado contrario; ayudo a las empresas del resto del mundo a que se instalen en Brasil. 

P.- ¿Por qué Brasil y no cualquier otro país del mundo?

R.- Elegí Brasil por motivos de mercado y por mi propia inquietud. Como profesional me considero un experto en comercio internacional y como persona física me considero un surfero de la crisis, así que decidí irme a emprender a otro lugar. América Latina está en un momento de crecimiento y, dentro de América Latina, Brasil es el que mayor mercado tiene y, dentro de Brasil, Sao Paulo. 

P.- ¿Qué es ser asesor en estrategias de internacionalización?

R.- Cuando una empresa decide irse al extranjero tiene que decidir cómo hacerlo. Tengo un producto y quiero venderlo en otro país. ¿Cómo lo hago? Hay diferentes formas de plantearlo y, una vez hecho, hay que llevarlo acabo. Un asesor primero analiza el mercado, te dice si tu producto o servicio se puede vender en ese mercado, te dice cómo implantarlo y finalmente, comercializa ese producto o servicio. 

P.- ¿De qué países recibes más clientes?

R.- Colombia, Perú y Méjico son tres países interesantes pero Brasil es un país donde todo el mundo quiere posicionarse por razones de mercado, pero tiene muchas dificultades de implantación por la burocracia. Por eso, siendo extranjero en Brasil, siempre hay que apoyarse en profesionales locales, y yo lo hice en el World Trade Center de Sao Paulo, porque conocen la idiosincrasia del país y es la mejor manera de ayudar al que viene de fuera. Los clientes me vienen de todo el mundo; China, India, Turquía y, por ser español, varios clientes españoles. Curiosamente, el cliente español es el que cree que menos ayuda necesita porque cree que se las sabe todas. No se trata de un gasto, sino de una inversión y las empresas pequeñas y medianas, al creer que no lo necesitan, se llevan un batacazo. Sin embargo, en el norte de Europa y en Asia usan este servicio como algo normal. 

P.- ¿Cómo se ve España desde Brasil?

R.- Hay un gran problema y es que no existe un lobby español en Brasil porque nadie se ha preocupado en hacerlo. La comunidad española aquí está atomizada por las comunidades autónomas y no nos hemos unido de cara al gobierno brasileño. No ocurre así con las comunidades portuguesa, italiana y japonesa que son numerosas y muy conocidas en Brasil. Por ejemplo, los mayores vendedores de aceite de oliva aquí son los portugueses gracias a la penetración de su lobby. Si hablamos de vino, España es el quinto. Y todo esto es porque no hay un lobby español en brasil. El gobierno español acoge muy bien a las empresas que llegan a España pero no hay ningún tipo de acción para hacer de España un destino de inversiones brasileñas. De hecho, en la noticias se habla peor de España que de Portugal o Italia cuando la situación es muy similar. Un ejemplo de cómo ven los brasileños España es el siguiente: La mayor televisión en Brasil se llama Globo y dentro de su programación, la novela de la tarde la ve todo el mundo, hombres, mujeres, empresarios, políticos, estudiantes, amas de casa… todos. El país se paraliza ante el final de estas novelas, incluso la presidenta lo ha reconocido. Curiosamente, la última telenovela trataba sobre la explotación sexual de las mujeres brasileñas en España. Si se hubiera basado en Portugal o en Italia, el lobby portugués o italiano no lo habría permitido. 

P.- ¿Y cómo ves desde allí la crisis de tu país?

R.- Con preocupación. Aquí, de España se valora mucho la comida y la cualificación de las personas, pero en cuanto hablamos de economía, aquí nadie se cree que vayamos a salir del bache y es triste. 

P.- ¿Cómo se puede salir de una crisis, emprendiendo?

R.- Es muy importante emprender para salir de una crisis pero, sobre todo, lo primero, es tener la conciencia de la situación económica de la familia. Yo pasé de tener una buena casa y un buen coche a vivir en 30 metros cuadrados. Te tienes que adaptar a las nuevas circunstancias pero en España es difícil aceptar la bajada de nivel de vida. Cada bajada es un golpe y eso duele pero si lo hubiéramos asumido desde el principio nos habríamos acostumbrado y hubiera sido más fácil. Hay que emprender, asumir la nueva circunstancia y adaptar la nueva economía a la nueva situación. Y siempre pensando que nadie te va a sacar de la crisis, ni el gobierno ni nadie, sólo tú con tus manos.

P.- Además del trabajo, también tienes tiempo para ejercer la vicepresidencia de la Peña Oficial del Real Madrid en Brasil…

R.- Cuando llegas a un país te tienes que posicionar en dos fases, en la profesional y en la personal. En la fase profesional me posicioné con el World Trade Center  y en la parte personal, es necesario posicionarse porque estás viviendo ahí y te tienes que integrar e involucrar. Aquí se estilan los clubes, culturales, deportivos, sociales, pero eso es carísimo, entonces decidí crear mi propio club, y qué mejor que crear una peña de fútbol en el país del fútbol. Por otro lado, también soy miembro de Rotary Internacional y la misión de mi club es el apoyo a familias de niños con cáncer dando alojamiento en dos pisos a las familias de esos niños. No se trata de dinero sino de ayudar con las manos: moverlos, subirlos a un autobús, bajarlos… Además de hacer una acción benéfica te integras en la sociedad brasileña.

P.- Por último, David, ¿nos das algún consejo para toda esa gente que lo está pasando mal en España por culpa de la crisis?

R.- No me considero más que nadie para dar consejo pero si puedo dar ánimo. Cada uno es empresario de si mismo. La palabra emprender es más sencilla de lo que pensamos. Inquietud tenemos que tener todos para mejorar nuestra situación. Y, en empresas, internacionalizarse, es un mal necesario. Si yo lo he hecho cualquiera lo puede hacer. Lo que no podemos hacer es quedarnos como estamos, en una situación de desempleo que genera tristeza interior y eso depresión y entonces ya no se puede salir de ahí. Por eso animo a que hagamos algo para no caer en la depresión, ya sea irte al extranjero, quedarte en España, pero todos los días hay que levantarse diciendo “tengo inquietud y voy a hacer algo por mejorar mi situación”. Le llamemos emprender, ser empresario o asumir la situación, pero todos los días me voy a levantar diciendo “voy a mejorar mi situación”.

Rosana Güiza Alcaide