Menú Portada
El cántabro recibirá hoy en ´Sálvame´ el Disco de Oro

David Bustamante: “¿Mi secreto? Chingar mucho”

Marzo 15, 2010

Es uno de los cantantes de éxito más importante de nuestros tiempos. Su voz es inconfundible, pero su cuerpo se ha convertido en uno de los más deseados.

pq_923_bustam.jpg

Territorio Comanche. Telemadrid. David Bustamante concede una sincerísima entrevista a una Cristina Tàrrega más atractiva y esbelta que nunca. El cántabro sonríe sin cesar. Se acerca al equipo del programa sin forzar. Desliza su mano y la gente le sonríe como buscando complicidad. Su naturalidad consigue hacer enloquecer a todos los que le miran con dulzura y, también, frenesí. David sube su ajustada camiseta y deja, al descubierto, unos abdominales que parecen esculpidos. Su cuerpo es una auténtica locura. Una montaña rusa. Está mejor que nunca. Su cuerpo refleja que en su vida todo luce con un esplendor más que envidiable. Su matrimonio con Paula Echevarría es más que idílico y su más reciente trabajo musical, ‘A contracorriente’, se ha convertido en el disco más vendido de los últimos tiempos. Ya es disco de oro y, eso, sin duda alguna es sinónimo de que sus canciones siguen despertando mucho interés. Y, por si fuera poco, su conflicto con esa Begoña Alonso desgreñada ha terminado in eternum. Ella le acusó de malos tratos y ahora la justicia le ha dado la espalda. No tiene nada que hacer, pues no cabe recurso en el procedimiento. Ahora será el cántabro el que la lleve a los tribunales para que pague por tanto dolor causado. Es el momento en el que tendrá que rendir cuentas. Todo se paga. Y no es que David sea rencoroso, pero sí es cierto que hubo un tiempo en el que su fama se desfiguró hasta el punto en el que periodistas y colaboradores debatían acerca de su carácter. La tormenta ya ha pasado.
 
El sexo como terapia
 
Busta ya no es un potro desbocado, pero su nuevo físico provoca pensamientos libidinosos en hombres y mujeres. Será porque en las distancias cortas, Bustamante es todavía más David que nunca. Muchos se preguntan el secreto para que su cuerpo se haya remodelado hasta el extremo. Al cortar su larga melena, con la que conoció a su actual mujer, ha desechado también grasa, kilos y complejos. Ahora es todo fibra, músculo y vitalidad. De eso sabe mucho Echevarría, que es la que soporta la estricta dieta a la que está sometido. Nada de hidratos, mucho agua y ejercicio completo: “Paso muchísimo hambre pero la verdad es que el resultado merece la pena, sin dudarlo”, me espetó. Y está en lo cierto. No obstante, ante mi interés sobre su escultural anatomía, David fue de lo más convincente: “¿Mi secreto? Chingar mucho, es lo que más adelgaza”. Habrá que probarlo. ¡Qué grande!
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)