Menú Portada
Ambos desmienten la crisis

David Bisbal y Elena Tablada dicen sí al amor

Diciembre 9, 2009

Se quieren con locura, quizás por eso han decidido salir al paso de los comentarios que aseguran que podrían estar atravesando una crisis sentimental.

pq_917_bisbal.jpg

Están felices y contentos. No pueden negar que la vida les sonríe sobremanera. Profesionalmente no pueden pedir nada más, pero tampoco en lo personal. Aunque atraviesan un buen momento, hace unos días su felicidad se truncó momentáneamente. Uno de los colaboradores del programa ‘Tal cual’ de Antena 3 comentó, sin titubear, que la pareja podría estar atravesando una crisis sentimental. El mismo periodista no dudó en explicar que la situación entre Bisbal y Tablada era algo más que complicada, quizás porque el embarazo les pilló por sorpresa. Lejos de la realidad. Me cuentan que ambos están orgullosos e ilusionados ante la buena nueva. Si bien es cierto que algunos seguidores de Chenoa (que nunca vieron con buenos ojos la relación del ricitos con la diseñadora) se han encargado de pregonar que Bisbal puso el grito en el cielo cuando se enteró de que iba a ser padre, los que les conocen lo desmienten categóricamente. Quizás porque no se necesitan demasiadas palabras para entender que lo que siente por Elena es auténtica devoción -aunque en esto del amor nunca se sabe cuánto puede durar-. Además, no esconde que junto a ella tiene la intención de formar una familia numerosa. Tal vez porque el amor mueve montañas, el almeriense no dudó en negar tajantemente los rumores de separación en su última comparecencia ante los medios de comunicación: “menuda tontería”, espetó a quien le formuló la pregunta del millón de dólares. Él está más acostumbrado a tener que nada a contracorriente, pero ella sufre en soledad. Insisten en que estos no han sido los mejores días para Elena. Sonriente, pero algo cabizbaja, sigue sin entender el motivo por el que algunos intentan romper una relación que a punto está de alcanzar su primer lustro. Su representante, Martha González, una cubana que no sólo enamora por su corazón algodonoso sino también por su desparpajo y vitalidad, me explicaba que el amor que reina en la pareja es, de momento, indestructible: “se quieren con locura, se aman y están más que contentos”. Martha les conoce bien y no duda en aclarar que David Bisbal está desenado ver la cara al que será su primer hijo: “se pasa el día poniendo la mano en la tripa de Elena, de “su princesa”, la quiere con locura”, me comentó hace algunos días. Viva el amor.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)