Menú Portada
El polaco y la representante, cual amapolas en la playa

Darek y Susana Uribarri, días de locura en Miami

Marzo 23, 2009

Y mientras todo esto ocurre, el polaco se encuentra en Miami en compañía de su representante Susana Uribarri con la que comparte algo más que confidencias.

pq_734_dareks.jpg

Cuando la vida aprieta, Darek se dedica a viajar intermitentemente por oriente y occidente. No lo hace solo. Le acompaña su representante, Susana Uribarri, que se ha convertido en omnipresente y cuidadora ocasional. Juntos han protagonizado un idílico reportaje fotográfico en el que aparecen inmortalizados como una pareja modélica. Ya no se esconden. No obstante, irrita hasta el escozor que hagan creer que las instantáneas no son parte de un pacto económico sino de un descuido tontorrón. Hace mucho que el polaco del habla confusa dejó de ser seguido y perseguido por los periodistas. Quizás, por eso, los maledicentes insisten en que su repentina aparición en los medios no es más que una estrategia urdida para seguir cotizando en el ruedo mediático. Quién sabe. Lo único cierto es que, en la actualidad, Darek y Susana se encuentran retozando en las vírgenes playas de Miami. Allí, cuando no están limpiando el polvo, deshojan la margarita del amor y se dejan ver como dos amapolas silvestres floreciendo en primavera. Ya hay quien apuesta que su regreso a España irá acompañado, por arte de birlibirloque, por imágenes en las que se juran amor eterno. Así, como de refilón. Ya lo decía Pablo Neruda: Es tan corto el amor y es tan largo el olvido…
María Pineda se recupera en casa de un amigo
Cuando la semana pasada publiqué en exclusiva (al día siguiente se emitió un comunicado confirmando la información) que se le había diagnosticado un cuadro cancerígeno de pulmón, nadie podía imaginar que, unos días más tarde, María Pineda recibiría el alta hospitalaria y sería trasladada al domicilio de uno de sus mejores amigos para continuar con un tratamiento ambulatorio, consistente en una sesión quincenal de quimioterapia y reuniones puntuales con el equipo de oncólogos del Hospital de Madrid. Me cuentan que los ojos de María se inundaron de lágrimas cuando le dieron el alta hospitalaria y que no dudó en telefonear a sus más cercanos para hacerles partícipes de tan alegre noticia. No es para menos, pues podrá llevar una vida normal, hacer frente a aquellos compromisos profesionales que broten durante su recuperación y distraerse junto a sus fieles amistades. No obstante, lo más seguro es que la modelo se tome un respiro y delegue en su amigo, además de socio, Fernando Candela junto al que representa a los Hermanos Vivancos, un magnífico elenco de bailarines que arrasa por los escenarios de la geografía española. No cabe duda de que María ha demostrado, una vez más, que su energía y vitalidad le permiten esquivar los baches que se le aparecen por la senda de la vida. Suerte.