Menú Portada
Anita Obregón está siendo investigada por su absurda denuncia

Darek: “No quiero saber nada de Ana Obregón”

Febrero 20, 2008
pq_458_DAREK.jpg

Cuando Dariusz Miroslav Draboski aterrizó en España para intentar ganarse la vida, no imaginó, ni por un instante, que terminaría siendo uno de los hombres más deseados por féminas y caballeros. Pese a que alcanzó la popularidad del brazo de la actriz Ana Obregón, ahora se ha convertido en un habitual de las principales pasarelas europeas y de las más prestigiosas firmas internacionales. A Darek le sonríe la vida. Ya no es el pelele que rendía pleitesía a la actriz en irreparable decadencia. Anita ha dejado de ser graciosa para convertirse en peligrosa. Ya sólo es noticia por sus incontables denuncias o por embutirse en indescriptibles modelitos para quedar a cenar con el empresario Javier Rigau -para algunos “El Golosina de la jet set” por eso de que siempre va de la mano de celebridades del faranduleo-. El catalán parece el sustituto imperfecto de un Dariusz que ya toma solo sus propias decisiones. Antaño era Anita la que le elegía los trabajos, la que le filtraba las propuestas, la que rechazaba jugosas ofertas que le hacían adinerados empresarios. Ahora acepta o deniega con total libertad. Vuela solo. Sin que nadie, salvo una atenta Susana Uribarri, le guíe laboralmente. Susana le representa con entereza y disciplina. Por eso Darek está desfilando en Londres, cumpliendo con varios de los compromisos que adquirió hace algún tiempo. Ni hecho a propósito, pues ha esquivado toda la polémica que se ha levantado en torno a la denuncia que Anita, su ex novia, le ha interpuesto a la abogada Teresa Bueyes. La letrada, una de las mejores penalistas de nuestro país, está acusada de intento de asesinato al, según la bióloga, haber cortado los frenos de su coche. Por cierto, que la Obregón está siendo investigada. Incluso sus llamadas telefónicas y sus movimientos. Se enfrenta a su ocaso personal, pues podría llegar a dar con sus huesos en la cárcel.  Darek también está envuelto en el escándalo, pues como contamos en exclusiva en Extraconfidencial.com, la Obregón le señala como cómplice imberbe de tan absurda trama, urdida para sesgar su vida. De traca maraca. Nunca antes se había visto tamaña chorrada. Ni siquiera en tiempos de frikismo nacional. Ana se lleva el palmarés.

Pese a que prefiere mantenerse al margen de cualquier controversia, hace algunos días mantuve una conversación con el modelo, justo el día en el que recibí un mensaje de texto en el que Anita Obregón me ponía de hoja perejil: “Eres un maricón de mierda”, me espetó. Qué bonito. Fiel a su estilo, caballeroso y distante, Dariusz me respondió que “estoy centrado total y absolutamente en mi trabajo. No quiero saber nada de Ana e intento que todos sus comentarios no me afecten en mi vida cotidiana. Sé que ella me odia, pero he optado por mantenerme al margen y esperar a que pase el tiempo. No voy ni a ver la televisión”. Que Dios le bendiga, como diría Ovejita Sevilla.

Por Saúl Ortiz