Menú Portada
El polaco desmiente estar manteniendo una relación con la prestigiosa representante

Darek: “¿Estás loco? No estoy con Susana Uribarri”

Septiembre 11, 2008

Tras las especulaciones y los runrunes llegan, apresuradamente, los desmentidos. Es el caso de Darek, el guapísimo polaco que conquistó el corazón espachurrado de Ana García Obregón. Dicen que está enamorado de Susana Uribarri, una mozalbeta que le representa en esto del colorín.

pq_586_darek1.jpg

Podría haber sido una de esas relaciones de verano que pasan a la posteridad por lo singular o excéntrico de sus personajes, pero lo de Darek y Susana Uribarri es simplemente una relación laboral y amistosa. Cavilan acerca de los motivos reales que les llevaron a arrejuntarse durante todo el periodo estival. Juntos han recorrido las playas más paradisíacas de nuestro país, han compartido confidencias con los padres de él, y han retozado cómplices y acaramelados. Las apariencias engañan, pues Darek asegura que entre él y Susana no hay amor: “Somos muy amigos porque ella me representa desde hace tiempo. Pero, ¿estás loco? Susana no es mi novia, eso te lo aseguro. Parece mentira que, conociéndonos un poco, puedas pensar que estamos juntos”, me espetó telefónicamente el apuesto mozarrón recién levantado. Además, Darek, baluarte de la sinceridad, también me contó que: “cuando tenga pareja os lo voy a contar a todos. No tendré problema en decir que estoy enamorado de nuevo porque así disfrutamos todos. Pero, Saúl, con Susana no hay nada de nada, de verdad”.
 
A pesar de los pesares, cuentan que Susana optó por desvivirse por su representante estrella y ya son muchos de sus otros representados quienes le reprochan, con cierto desaire, que les busque trabajo. Se han hartado de la situación y lanzan un órdago a la buena de Susana. Hete aquí uno de los grandes problemas e inconvenientes de pasar todo el verano con la sombrilla a cuesta, negociando trabajos, y embadurnando con crema el ‘torso tablético’ de su acompañante. Sin embargo, advierten que Uribarri está algo descontenta con la actitud de un Darek que decidió negarse a protagonizar un filme “porque estoy de vacaciones junto a mis padres”. Dicen que la cara de Susana fue todo un poema, y no de amor. Eso sí, el polaco fue sincero y borró, de un plumazo, ese afán mercantilista que se le achaca. Es de los que prefiere un abrazo a un saquito repleto de monedas de oro.
 
Por Saúl Ortiz