Menú Portada
Exclusiva: El polaco aseguró que la bióloga no pudo haber maltratado a nadie

Darek defendió a la Obregón

Julio 10, 2008

Pese a que pueda parecer una excéntrica historieta para hacer reír, Darek acudió declaró a favor de Ana García Obregón en el contencioso que la actriz mantiene con una de sus ex empleadas. ¿Por qué actuó así?

pq_562_darek1.jpg

Cuando parecía que las aguas habían vuelto a su cauce, la reciente declaración de Darek en el contencioso que Anita Ombligón mantiene con Matilde, la ex asistenta que le acusa de haberle proferido malos tratos psicológicos reiterados, ha vuelto a avivar la polémica. Fue ayer, en los juzgados de Alcobendas, ante Javier Saavedra y Alejandro Mata, abogados de Ana y Matilde respectivamente. Ante las preguntas de la secretaria judicial, Darek aseguró que la bióloga de las mechas imperfectas jamás maltrató, ni siquiera psicológicamente, a ninguno de los empleados que trabajaban en su casa durante el tiempo en el que él saboreaba sus besos. Además, no dudó en definir a Ana como una “muy buena persona, incapaz de tratar mal a nadie de su entorno”. Afirmaciones rechinantes, pues Ana tuvo que indemnizar a su secretaria Sonia por insultarla en más de una ocasión. Pese a todo, sorprende hasta límites insospechados que Darek haya optado por defender a la Obregón, sobre todo porque, como desvelamos en exclusiva hace algunas semanas, Matilde trabaja en su domicilio madrileño. Nadie sabe y todos quieren saber. Hay quien cree que la conversación que Saavedra mantuvo con Darek el día anterior a la declaración de marras, sirvió como revulsivo aparentador: “Darek, tu ya sabes que Ana es muy buena persona y que mañana tienes que venir a decirlo ¿verdad?” le espetó el letrado de las pamelas multicolor con un tono aterciopelado del que todavía ando recuperándome.

Y, mientras todo esto ocurre, Anita se encuentra en Miami disfrutando de unos días de asueto en compañía del rebelde de Álex. Nada hay de cierto en esas informaciones que aseguran que la bióloga cruzó el charco para gestionar la entrada del quinceañero en una universidad de renombre internacional. Sonó a barbaridad casi clandestina el momento en el que se filtró a los medios. Por cierto, ¿por qué Anita decidió plantar una canasta en una vía pública peatonal de la urbanización en la que vive? Sus vecinos están hasta el moño.

Saúl Ortiz

saul@extraconfidencial.com