Menú Portada
El jugador responde así a las acusaciones de sus "dos mujeres"

Dani Güiza: “Nuria y Rocío sólo quieren dinero”

Mayo 27, 2009
pq_786_guizas.jpg

Está de enhorabuena en el terreno profesional. Por segunda semana consecutiva Dani Güiza fue determinante con sus goles para dar a su equipo, el FenerbahÇe la victoria en dos importantes partidos. Sin embargo, tanta felicidad está siendo opacada ante los descalabros que está viviendo en lo personal. Las duras acusaciones que Rocío Aranda y Nuria Bermúdez, madres de sus dos hijos, están haciendo en los medios de comunicación le están provocando más de un quebradero de cabeza. Desde Estambul, Güiza intenta quitarle hierro al asunto, reconociendo sus errores y reprobando las actitudes mercantilistas de las que, en algún momento, formaron parte de su vida. A pesar del tropezón, en estos momentos Dani se encuentra felizmente unido a Rocío, una jovencísima andaluza, con la que vive en una de las más lujosas urbanizaciones de la capital turca. Incluso no descarta pasar por la vicaría para demostrar que es la mujer de su vida. Al otro lado del teléfono, Guiza responde sin tabúes a mis preguntas.

Nuria dice que le quieres echar de su casa…

Es que no es su casa, ¡es mía! Yo estoy absolutamente sorprendido ante la manipulación que está haciendo de la realidad. Ella tenía las llaves de esa casa porque estaba en obras y decidió instalarse sin pedirme ningún tipo de consentimiento. Cuando me enteré de que se había metido en mi vivienda, ordené paralizar las obras…

Deduzco que has iniciado los trámites para desahuciarla…

Hasta el momento no he iniciado ningún tipo de trámite legal para echarla de mi casa porque está mi hijo de por medio y no quiero que sufra. Eso sí, te aseguro que si el pequeño no existiera, esa señorita estaría en la calle. De todas formas mis abogados están estudiando el caso detenidamente.

En ese caso tu hijo no tendría techo en el que refugiarse…

¡Eso no es verdad! Nuria tiene una casa que se la regaló a sus padres, así que ya puede ir a vivir con ellos. En todo caso yo estaría dispuesto a comprarle otra casa, pero no acepto que ella quiera quedarse con la que no le corresponde.

A pesar de que te veo muy preocupado por tus hijos, Nuria te acusa de no pasarle la manutención…

Es lo que me faltaba. ¿Por qué no dice que hace un tiempo le hice un ingreso de cien millones de pesetas para que a nuestro hijo no le faltara nada? Ella cuenta lo que le interesa. Es mucho más morboso decir que yo no le doy dinero cuando la realidad es muy distinta.

¿Y por qué no ves a tus hijos?

No me dejan verlos. Estoy destrozado porque siempre que intento un acercamiento con ellos se inventan viajes o excusas que no tienen ningún tipo de credibilidad. Supongo que no les pagarían tanto dinero si dijeran que yo sí que me preocupo por nuestros hijos. Tanto Nuria como Rocío son dos enfermas que matan por dinero. Lo que no saben ellas es que me están haciendo un daño tremendo, porque yo por mis hijos haría lo que fuera necesario. Trabajo para que ellos tengan una vida idílica y que no tengan que pasar calamidades.

Hablas en plural al referirte a tu descendencia, pero dicen que tu madre le contó a un periodista que el hijo de Nuria es de Roberto Carlos…

Mi madre nunca ha hablado con el periodista turco al que hacen referencia. Es una invención más de Nuria para seguir abultando su cuenta corriente. Me sentí tan mal que tuve que llamar a Roberto para decirle que no creyera nada de lo que estaba escuchando y él me dijo que no me preocupara en absoluto.

Entonces, ¿estás seguro de que el hijo de Nuria es tuyo?

Por supuesto que sí. Y si alguien me dijera lo contrario me hundiría estrepitosamente.

Hace unos días se hizo pública una conversación que mantuviste con Rocío Aranda y en la que, entre otras cosas, te tachó de yonki e infiel

Sí, ya me he enterado. Lo que pasa es que nadie explica el motivo real que me empujó a tener esa conversación con Rocío. La única verdad es que yo le puse un mensaje porque quería que mi madre recogiera a mi hijo para traerlo a Estambul unos días. Ella se negó en rotundo. Me dijo que en todo caso si quería ver a mi pequeño ella también tenía que venirse. Y, claro está, yo no estoy dispuesto a eso porque yo sólo quiero estar con mi hijo. ¡Cómo voy a mirar a la cara a una señorita que me ha llamado drogadicto delante de millones de personas! No puedo aceptarlo y demostraré que no soy ningún yonki con los controles anti doping que me hacen puntualmente para poder dedicarme al futbol profesional.

Pero tu tampoco te quedaste corto en insultos…

Es cierto, y ahora estoy muy arrepentido. El problema es que ellas están buscando constantemente que yo entre en su juego para poder sacar más rentabilidad al asunto, y al final picas. Está claro que jamás tendría que haber mandado esos mensajes, pero en ese momento estaba tremendamente indignado y fue algo instintivo.

Entonces, ¿no existió encuentro sexual entre vosotros cuando estuviste concentrado con la Selección?

Eso es una auténtica barbaridad, no sé cómo alguien puede, si cabe, darle algún tipo de credibilidad. Nadie en su sano juicio podría decir eso sin tener remordimientos de conciencia. Y además, cuando estamos concentrados con la Selección no hay sexo de ninguna clase.

¿Crees que todas las acusaciones que están haciendo en tu contra puede perjudicarte en el terreno profesional?

Para nada, la gente que me rodea y que se dedica al mundo del futbol únicamente valoran mi faceta profesional y ni siquiera escuchan lo que dicen dos mujeres despechadas sobre mi vida privada. Mi entrenador de la Selección y del Fenerbache me han dado su apoyo en un sinfín de ocasiones, así que no tengo que preocuparme en absoluto por lo que digan, hablen o murmullen.

Por Saúl Ortiz saul@extraconfidencial.com