Menú Portada
La barbilla partida es un gen dominante que se trasmite a los hijos en la inmensa mayoría de los casos y la niña tiene la barbilla más tersa que el trasero de Irina Shayk

Damos otra vuelta de tuerca al culebrón Escassi: la hija secreta no tiene el hoyito del jinete

Septiembre 6, 2015

A la revista Hola, el jinete le ha metido un gol en toda la escuadra con la rocambolesca y desagradable historia. ¿A qué espera Interviú para proponerle un desnudo a Vicky Martín Berrocal, si fue quien hizo famoso a Escassi? Al jinete ya lo sacó en cueros. Y sobre Terelu y su portada en Semana: O Luis Malibrán, autor de las fotos, es un mago de la iluminación, o los especialistas en photoshop de la Revista han estado atados a la pata de sus mesas durante días sin comer como los galeotes. A Mario Vargas Llosa le encanta que las reporteras, especialmente si son guapas, le sigan

escassi_hija

Algo comienza a escamar en el culebrón de Escassi, el hombre que las embaraza con mirarlas. ¿Quién le iba a decir al director de Hola que su revista, tan casta, tan beatífica y tan impoluta, iba a convertirse el instrumento mediante el cual un inocente germano se iba a enterar de que no era el padre de su hija y de que su mujer se la había pegado casi en sus narices hace 20 años? La revista relega a páginas interiores -con un prohibido citar procedencia-, una entrevista con la madre que revela exactamente lo mismo que confesó en conversación con Sálvame. Que no había tenido valor para confesarle a su marido lo que toda España sabía: que no era el padre de Anna Fuge Barrachina.

Parece ser que lo que contó Álvaro de que estaban separados era incierto, así como que la chica no tenía ya apenas trato con su padre putativo. Corre la especie, la broma o el rumor   en el ambiente de la hípica que no son ni uno ni dos los que hospedaron al irresistible Escassi o le permitieron arrimarse a su familia los que andan buscando parecidos con sus hijos. Y desde aquí vamos a decir algo que tal vez tranquilice a muchos y, quizás,  cambie el rumbo de esta historia: ¿Seguro qué es su hija? Porque lo de la barbilla partida es un rasgo genético dominante, que según cuentan, se hereda en la mayoría de los casos (acuérdense de Kirk Douglas, Michael Douglas, el hijo de éste. Y la niña tiene la barbilla más lisa y tersa que el trasero de Irina Shayk.

Vargas Llosa y las reporteras guapas

Hola dedica la portada a la boda de Cayetano y Eva, anunciada mediante la cuenta de Instagram de la modelo. El enlace será por la Iglesia, ante 400 invitados y en una hacienda de Mairena de Alcor llamada Hacienda Molinillos. Cayetano Martínez de Irujo es una bellísima persona y merece ser feliz. Esperemos que su matrimonio no corra la misma suerte que el que contrajo con Blanca Romero, que acabó en ruptura. A la portada se asoman tímidamente Ana Boyer y Fernando Verdasco, que posan juntos en el Caribe, en el lugar donde también ha veraneado mamá Isabel con Mario Vargas Llosa y su otra gallinita, Tamara Falcó.

Y dejan muy claro que no han convivido en la misma mansión que Mario y Tamara en Mustique, como si Ana quisiera tomar distancia con el novio de mamá por respeto a su padre, fallecido hace relativamente poco. Se espera que Isabel Preysler lleve el día 9 a Nueva York a Vargas Llosa a la fiesta de apertura de la Porcelanosa que inaugura tienda en la ciudad norteamericana. En el ambiente literario no se lo creen. Se hacen apuestas sobre si a este hombre le queda algo de sentido común, o la vanidad de llevar enhebrada del brazo a una señora tan imponente como la Preysler se ha apoderado de él. Protestó porque dijeran  en el New York Times que había vendido exclusivas, pero le encanta que las reporteras, especialmente si son guapas, le sigan.

vargas llosa preysler

Algunos memoriosos justicieros se preguntan qué diferencia hay entre Vargas Llosa y Di Stefano, a quien se incapacitó por liarse con una señora mucho menos calculadora e infinitamente más joven y guapa que Isabel Preysler, y que, además, le transcribía las columnas del Marca. La diferencia es que Mario Vargas Llosa no va en silla de ruedas, así de triste para tantas personas sin autonomía. Era Patricia Llosa quien se ocupaba de los derechos de autor, del trato con las editoriales y, por supuesto, del manejo de sus cuentas corrientes. No sabía ni manejar un cajero automático. De todo, absolutamente se ocupaba Patricia. O deja a Isabel Preysler, o va a tener serios problemas, auguran.

Semana dedica su portada a Terelu Campos, quien confiesa a su segunda publicación favorita que su prioridad es estar viva. La entrevista, por supuesto, la concedió antes de que se produjera el fallecimiento de Araceli, su tía. Y han escrito que Terelu le pidió al fotógrafo que no la retoque a la bestia, que quiere ser ella con sus kilos y sus arrugas, aunque se corrijan sombras o pliegues de la ropa por las posturas. La hija de la Campos,  a quien como contábamos en Extraconfidencial.com, las estilistas le cosían etiquetas de la talla 38 o 40 para hacerla sentirse feliz, aparece en las imágenes delgadísima. O Luis Malibrán, autor de las fotos, es un mago de la iluminación, o los especialistas en photoshop de la revista han estado atados a la pata de sus mesas durante días sin comer como los galeotes. Sólo hay que ver a Terelu en la portada de Lecturas, aunque hay que decir, en honor a la verdad, que está sin maquillar y rota por el dolor.

Menos problemas tiene Vicky Martín Berrocal que exhibe sus muslos de poderosa vestal maciza  en la portada de la revista Love con este peculiar titular: “El cuerpo me pide tranquilidad este año” dice, enfundada en un bañador negro con refuerzo, en una imagen que recuerda a la de las voluminosas y poderosas estatuas que adornan el madrileño lago de El Retiro (Madrid). Por cierto, ¿se acuerdan de que fue Vicky quien catapultó a la fama a Escassi cuando fueron pareja a comienzos de la década del 2000? Interviú le dedicó un desnudo infumable al jinete, en el que aparecía como untado de aceite. Seguro que Vicky les hace vender más portadas.

Ana Montesinos