Menú Portada
Crecen el envío de correos electrónicos con suculentos sueldos y comisiones

Cuidado con las ofertas de empleo que conllevan realizar movimientos de dinero, puedes acabar cometiendo un delito penal

Junio 16, 2014
pq_929_empleo.jpg

A pesar del optimismo del Gobierno, el desempleo en España sigue ofreciendo la peor de sus caras: Más del 26% de la población activa sin trabajo, 1 de cada 5 parados con más de 3 años sin trabajo, un 60% sin cobrar el subsidio y un paro juvenil desbocado que lleva a que hasta el Papa Francisco ponga como ejemplo el drama de Andalucía con 6 de cada 10 jóvenes sin empleo. Todo ello conlleva a que las estafas relacionadas con falsas ofertas de puestos de trabajo se disparen, muchas de ellas se pierde tiempo y pequeñas cantidades de dinero, pero con otras se puede acabar incluso, sin saberlo, a que se cometan delitos fiscales y penales de graves consecuencias.

El reclamo son correos como el que adjuntamos que directamente ofrecen reclamos suculentos “Usted puede ganar entre 1.000 y 4.000 euros al mes” y con unos datos en los que se disimula la verdadera intención, pero no se esconde: “Será necesario llevar a cabo estudios de mercado, órdenes de procesos de pagos locales de ellos”.  Este es el verdadero propósito, convertirse en “muleros”, no de droga, en este caso se recibe dinero de dudosa procedencia que luego distribuirá a otras cuentas, blanqueando este dinero.
 
Modus operandi
 
La forma de operar de estas organizaciones es sencilla, en primer lugar, navegan por las páginas web especializadas en búsquedas de empleo centrándose en candidatos que, por edad, necesidades familiares o tiempo en paro sea más difícil que encuentren trabajo y por tanto son más susceptibles en aceptar este tipo de ofertas. A continuación se ponen en contacto, en la mayoría de los casos por correo electrónico y en ocasiones por teléfono, les ofrecen un puesto de trabajo estable y con remuneración atractiva que, por lo general, no requiere formación académica alguna.
 
Si se acepta colaborar, le solicitan el número de cuenta, como requisito indispensable para domiciliar las cantidades que, descontando la comisión que cobrarán por este servicio, luego tiene que abonar para cubrir los supuestos pagos. En realidad se deriva el dinero a cuentas domiciliadas en otros países colaborando en el blanqueo de capitales. En estas operaciones, su nombre y apellidos serán los únicos que consten en Hacienda si es que su Banco no ha informado antes de estas operaciones sospechosas. 
 
Hacienda al acecho
 
Para la Agencia Tributaria, es relativamente fácil detectar fraude en este tipo de operaciones ya que, gracias a los acuerdos de colaboración que tiene firmados con el Banco de España, recibe información sobre transferencias superiores a los 3.000 euros. Por ello suelen hacer pagos en pequeñas cuantías para intentar no ser cazados rápidamente, aunque más temprano que tarde, llega el bloqueo de cuentas por parte de la entidad financiera y el requerimiento de Hacienda por haber cometido un delito fiscal que puede incluso conllevar al delito penal. El resultado, lo que se presenta como una oportunidad única para ganar dinero fácil y rápido se puede convertir en una pesadilla con un final entre rejas.