Menú Portada
Aunque aún ninguna voz apunta a la conversión, el futuro inmediato conduce inevitablemente a adoptar el modelo

¿Cuál sería el capital social de un Real Madrid SAD?

Febrero 8, 2009

Posiblemente las elecciones del Real Madrid serán el 5 de julio, primer domingo del curso futbolístico 2009-10. La fecha está por decidir y la asamblea del próximo 29 de marzo será clave en la adopción de la fecha. Pese a las prisas que muestran muchas, los posibles candidatos no lo dicen en público pero no quieren que sean antes de esa fecha. La razón es que el mandato se reduciría a tres temporadas ya que desde el día de los comicios al 30 de junio se contabiliza como una temporada. Otro mandato acortado como los dos últimos no sería nada bueno para el propio Real Madrid.

pq__real_madrid.jpg

Aún no estanos en campaña electoral, pero no hay un solo medio de comunicación que no se esté posicionando. Leía días atrás que ante la más que posible aparición en escena de Florentino Pérez, no hay periodista, pelota, chupóptero, embajador o correveidile que no quiera aparecer ante el presumible futuro presidente como el más florentinista de los florentinistas. Y es que ser medio de comunicación y tener al presidente del Real Madrid como enemigo no es nada rentable. Consecuencia, que el presidente de ACS ya tiene hecha la campaña electoral sin haberse gastado un euro, y que si finalmente da el paso no tendrá que anunciar ningún fichaje porque el mejor fichaje para el madridismo será él mismo.
Por ese motivo, si finalmente hay campaña electoral –hoy lo dudo porque si FP se presenta no habrá contrincante-, es muy posible que las ofertas no vayan por fichajes sino más bien por planteamientos de futuro. ¿Qué sería lo mejor para el futuro del Real Madrid? ¿Qué hay que transformar en la sociedad para que recupere su esplendor de antaño? ¿El actual sistema de club deportivo permite crecer más que si se adoptara la fórmula de la SAD? Si hay debate electoral, seguro que nadie se atreve a decir que lo mejor será la conversión, pero en el fondo nadie duda que sea la mejor vía.

Unos 600 millones de euros

Y ante esta posible transformación, la primera pregunta es: ¿Cuál sería el capital sociedad del Real Madrid SAD? La respuesta a esa cuestión la dan los números del club y la Ley del Deporte de 1990 –que está en revisión e igual obligará a todos los clubes deportivos a ser SAD-. Se fija un capital social mínimo en función de la media de gastos realizados, y los saldos patrimoniales negativos del club. Con un presupuesto de 374 millones de euros, un activo de 739,2 millones y una deuda exigible de 511,3 millones, nos vamos a un capital social nunca inferior a los 550 millones de euros.
Para los profanos, el capital social es un pasivo que representa una deuda de la sociedad frente a los socios, originado por los aportes que éstos realizan para el desarrollo de las actividades económicas contempladas en el objeto social. Queda saber quién se aporta ese capital social y en qué cuantía.
Lo que establece la ley es que serán los socios del club los primeros que tengan derecho a ello. En el caso del Real Madrid, por ejemplo, para redondear, un capital social de 600 millones de euros lo tendrían que cubrir en primera vuelta los 100.000 socios actuales a partes igual. O sea, 6.000 euros por cabeza, en acciones de 6 euros de valor cada una. Si en primera vuelta no se cubriese, el capital no adquirido sería ofrecido en partes iguales a los socios que sí hayan cubierto su parte. Y si tampoco se cubriese en segunda instancia, el capital restante se ofrecería a terceros. Pero ya les digo yo que en el caso del Real Madrid no habría que llegar al tercer caso.
Para evitar lo que ha sucedido en clubes históricos en los que un individuo o un grupo reducido de individuos se han hecho con el control de la SAD, será la asamblea constituyente de compromisarios la que marque los límites máximos de los paquetes de acciones. Esa será la gran ventaja del Real Madrid con respecto a los clubes que se transformaron en 1992, que tienen el ejemplo de todos ellos. Y se acabaron los nanines, bárcenas y calderones.