Menú Portada

Crowdfunding: el crédito parabancario

Marzo 29, 2017
crowdfunding

Cuando los bancos no querían, no podían o no sabían conceder crédito a particulares y empresas, en España apenas existían alternativas fuera del sistema financiero tradicional. Los bancos dominaban de forma casi absoluta el sector del préstamo de dinero y el solicitante se veía obligado a aceptar las condiciones que le ofrecían, muchas veces contratando de mala gana, además, productos vinculados caros, como los seguros de vida.

Actualmente un tipo de crédito nuevo, al margen de los grandes grupos financieros, ha irrumpido en el mercado: las empresas tecnofinancieras o fintech que intermedian entre inversores acreditados y pequeños consumidores, que buscan invertir su dinero prestando a crédito a particulares o empresas con proyectos solventes y rentables. La financiación colectiva o en masa, también denominada crowdfunding, configura una nueva forma de pedir y dar crédito.

El crowdfunding de préstamo o crowdlending supone que una empresa de financiación participativa pone en contacto muchos inversores dispuestos a prestar dinero conjuntamente con prestamistas individuales que se obligan a devolverlo en un plazo determinado, pagando mensualidades comprensivas de capital e intereses. El banco es la colectividad de prestamistas, en definitiva.

Además, existe como forma de obtener financiación fintech, el crowdfunding de capital, en el que multitud de inversores compran acciones o participaciones de una empresa, que ofrece un negocio con potencial de crecimiento, apostando por su éxito.

Consejos básicos para obtener dinero en las mejores condiciones

Si nos planteamos pedir dinero vía crowdfunding, algunos consejos básicos para obtenerlo en las mejores condiciones posibles son:

1. Solo acudir a plataformas de crowdfunding debidamente dadas de alta en el registro público de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), accesible online en este enlace.

2. Decide si te conviene más pedir un préstamo vía crowdlending o tienes un negocio próspero que atraerá a inversores dispuestos a entrar en su capital social vía crowdfunding de capital.

3.  Compara las diferentes fintech para seleccionar la plataforma que mejor encaja en tu perfil como solicitante de crédito.

4. Consulta con otros usuarios e inversores para que sus opiniones te ayuden a elegir el mejor crédito tecnofinanciero con la empresa más seria y solvente posible.

5. El dinero a préstamo crowdfunding no computa en la CIRBE del Banco de España, al no estar regulado por este supervisor bancario. Esta situación algo anómala permite que pidamos más dinero a los bancos tradicionales sin que ellos puedan saber nuestro endeudamiento fintech. Nunca utilicemos esta ventaja para engañar al prestamista: más importante que conseguir un crédito es no caer en la trampa del sobreendeudamiento.

6. Al no exigir productos vinculados, un préstamo crowdfunding con un tipo de interés nominal superior a un préstamo bancario puede ser más barato: la clave es calcular el tipo de interés efectivo (TAE) que realmente pagamos en cada caso.

7. Busquemos una mejor alternativa a los bancos, no un crédito a la desesperada: un prestatario responsable sabe cuando la solución a sus problemas o iniciativas es un préstamo y cuando no. Valoremos si vale la pena endeudarnos

Esta nueva forma de crédito tiene ventajas respecto a los bancarios, pero también desventajas e inconvenientes. Nunca firmemos sin haber leído y entendido el contrato que vamos a firmar. En caso de dudas, el auxilio de un profesional independiente evitará confusiones y problemas futuros.