Menú Portada
"Perfeccionar el conocimiento de la lengua inglesa" de los funcionarios de Hacienda a costa del bolsillo del contribuyente

Cristóbal Montoro destina 600.000 euros a la gallina de los huevos de oro del Gobierno Central: los cursos de inglés

Febrero 2, 2014
pq_939_cristobal-montoro.jpg

Mayo de 2012: el ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro anuncia la licitación de un concurso para dar clases presenciales de inglés, francés y alemán para altos cargos y grupos especiales de personal del ministerio de Hacienda. Un concurso, por dos años, valorado en 685.440 euros. Mayo de 2013: la Subdirección General de Gestión Económica del Estado destina de 110.745,76 euros para el “servicio de asistencia técnica y consultoría para la traducción al inglés de contenidos de la página web de la Moncloa y la traducción directa e inversa en inglés, francés y alemán de documentación relevante de la Secretaría de Estado de Comunicación”. Septiembre 2013: la Junta de Contratación del Ministerio de Industria, Energía y Turismo de José Manuel Soria contrata el “servicio de gestión integral de cursos de idiomas on line en inglés” con un presupuesto base de licitación cercano a los 120.000 euros. Noviembre 2013: la Plataforma de Contratación anuncia los “cursos de inglés presencial para el personal del Ministerio de Fomento”, que se verá guarecido por un valor estimado del contrato de unos 208.980 euros.

Por si parecían pocos, ahora el Ministerio de Hacienda vuelve a la carga. El Boletín Oficial del Estado publicaba ayer mismo (23 de enero) el “anuncio del Instituto Nacional de Administración Pública por el que se convoca procedimento abierto para la contratación de la organización e impartición de un curso de inglés en la modalidad online durante el año 2014 para los empleados públicos de las Administraciones Públicas”. En total serán 600.000 euros que beneficiarán a la empresa que se proclame vencedora en el procedimiento abierto con varios criterios de adjudicación.

6 semanas a 100.000 euros cada una

Según el pliego de prescripciones técnicas, los cursos tendrán una duración de 6 semanas lectivas (100.000 euros por semana) y su objetivo se establece en “perfeccionar el conocimiento de la lengua inglesa mediante el aprendizaje de este idioma a través de una plataforma de formación online, complementada con clases telefónicas y aulas virtuales”.

La pregunta es obligada. ¿Realmente tienen algún beneficio positivo estos cursos para la sociedad? ¿Avanzan las relaciones con el exterior gracias a la inversión en la mejora del nivel de inglés del personal administrativo? ¿Y si lo hiciera, en qué medida? No hay que olvidar que los cursos se financian con dinero público. Estas cinco adjudicaciones promovidas por el Estado español (y todas las que desconocemos) suman un importe total cercano a los 2 millones de euros (1.725.165 euros). 

Cierto es que el idioma anglosajón es cada día más imprescindible, máxime en los foros de política internacional. Sin embargo existen dos opciones que todavía no se han agotado: que cada interesado se pague los cursos con el dinero de su bolsillo, o que el departamento de recursos humanos seleccione mejor al personal que entre a formar parte de cada gabinete, exigiendo por ejemplo, cierto nivel de inglés. España no tiene que cargar con la ignorancia de sus representantes y deben evitarse bochornos como el catastrófico nivel de inglés de Ana Botella, José María Aznar o Emilio Botín