Menú Portada

Cristóbal Montoro celebra el refuerzo del Código de Buenas Prácticas con la empresa privada regalándole más de 10 millones de euros para cubrir el servicio telefónico de Información Tributaria Básica

Marzo 1, 2016
montoro

Las empresas españolas de la esfera privada y el Gobierno central, a través del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas de Cristóbal Montoro muestran una magnífica relación que se vivifica con el paso de los años. Ahora, aprovechando la contingencia coadyuvante de la salida de la crisis, las acciones de chapa y pintura en las administraciones públicas abundan sobremanera. Declaraciones de intenciones en las que suelen ir cogidas de la mano con las empresas. Una forma de reconocer el compromiso mutuo para que las buenas artes impidan que vuelvan a suceder errores pasados. Así, recientemente, el Pleno del Foro Tributario de Grandes Empresas acordaba la introducción de un anexo en el Código de Buenas Prácticas Tributarias para reforzar la cooperación y coordinación entre la Agencia Tributaria y las empresas adheridas al instrumento de gobernanza fiscal.

Dice Cristóbal Montoro, desde su Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que el objetivo de esta conjunción entre empresas y sector público es llevar a cabo una serie de acciones que fomenten la transparencia y la seguridad jurídica en el cumplimiento de las obligaciones tributarias. Pero si nos fijamos en las prácticas de Hacienda (las malas y antiguas) vemos que la situación no tiene trazas de cambiar.

Ahora, como antaño, la Agencia Tributaria vuelve a reverdecer los laureles de su buena sintonía con el sector empresarial, pero a través del sistema arcaico y manido de siempre y que se aleja de las buenas prácticas: el peso de la licitación directa, o lo que es lo mismo, el contante y sonante del dinero. Y cuando hablamos de más de 10 millones de euros, es una cantidad que cuenta mucho y suena mejor.

Ese es el monto total (10.173.816,46 euros) que la Dirección General de la Agencia Estatal de Administración Tributaria tiene estimado dejarse para cubrir el servicio telefónico de Información Tributaria Básica. Un contrato que tiene como objetivo la prestación integral del servicio telefónico para facilitar información tributaria básica a los contribuyentes y aclarar las dudas de los ciudadanos.

5,4 millones de dudas

Las preguntas que la empresa adjudicataria deberá dilucidar tratarán, en su mayoría, sobre cuestiones aduaneras y tributarias básicas sobre diversos impuestos que configuran el sistema tributario estatal, plazos, modelos, servicios de ayuda o las aplicaciones informáticas de ayuda para la cumplimentación de declaraciones, presentación telemática, o cuestiones técnicas.

Según el pliego de prescripciones técnicas, el servicio “se prestará incluyendo los días festivos siempre que no sean de carácter nacional, en horario de 9 a 19 horas de lunes a viernes, salvo el mes de agosto en el que el horario será de 9 a 15 horas”. Con este contrato, la Agencia Tributaria quiere dar respuesta a unas 5.400.000 llamadas aproximadamente, 2.400.000 de ellas sobre el IRPF desde abril a junio.

Doinel Castro