Menú Portada
La pequeña será bautizada el próximo día 19 de septiembre en la Mezquita de Córdoba

Cristina Yanes regala el traje de cristianar que vestirá la hija de Paloma Cuevas y Enrique Ponce

Septiembre 15, 2008

El próximo viernes será un día especial para Enrique Ponce y su mujer: el bautizo de su hija Paloma. Una celebración sencilla que contará con cerca de 100 invitados.

pq_589_palomaernique.jpg

En tiempos de agonía mediática en los que sólo parecen destacar las noticias amargas o llenas de inmundicia, las informaciones amables parecen todavía más apetecibles. El próximo viernes, día 19 de septiembre, tendrá lugar el bautizo de la hija de Paloma Cuevas y Enrique Ponce. La pequeña Paloma recibirá el sacramento del bautismo en una ceremonia sencilla que se oficiará en la Mezquita de Córdoba, templo cristiano desde tiempos inmemorables. El diestro y la economista han decidido llevar en el más discreto de los secretos los preparativos de un festín que congregará a cien convidados, entre los que se encuentran los miembros de la cuadrilla de Ponce, algunos amigos del matrimonio y sus familiares más cercanos. El celebérrimo matador y su esposa desean que el bautizo transcurra con absoluta normalidad, sin estridencias ni rimbombancias. Me cuentan que la Cuevas ha contado con la ayuda desinteresada de Cristina Yanes –dueña de la joyería Yanes– y de su marido, José Antonio, que además serán los padrinos de la criatura. Insisten en que no les costó nada decidirlo. No es de extrañar, teniendo en cuenta la entrañable relación de amistad que mantienen alejados de lo profesional. Tanto es así, que en un acto de generosidad, la Yanes ha regalado el traje de cristianar que vestirá ese día la pequeña Paloma. Emociona su dadivosidad. Ahora sólo queda por saber cuál será el modelito que escogerá la reina de la elegancia para un día tan señalado.
 
Por Saúl Ortiz